Alberto Benito, en su etapa como director deportivo del Almería.
Alberto Benito, en su etapa como director deportivo del Almería.

José María Aguilera

Alberto Benito: «El grupo siempre debe estar por encima de los fichajes»

El exdirector deportivo del Cádiz CF afirma que el éxito del equipo amarillo debe basarse en dos pilares: el hambre y la cantera

Por  8:00 h.

Alberto Benito Castañeda (17 de junio de 1972) es el creador del último gran Cádiz CF. El director deportivo que nada más colgar las botas ideó ese proyecto tan pasado de revoluciones que en tres años saltó de Segunda B a Primera División. La persona que confió en Jose González como timonel de la plantilla, que fijó la política de cantera, que armó un equipo y le dio la batuta posteriormente a Víctor Espárrago, que fichó a Oli, Pavoni, Fleurquin y, por supuesto, a Lucas Armando Lobos.

El ideólogo del mejor momento de los últimos 20 años. No es casualidad que su marcha, tras la llegada de Arturo Baldasano y Félix Carnero, coincidiera con el periodo ominoso del Cádiz CF. Esa misma campaña, descenso a los infiernos y hundimiento absoluto. Benito cambiaba de aires al contemplar el humo de las brasas desde su azotea y cruzaba Andalucía de punta a punta para liderar a un ambicioso Almería durante nueve temporadas.

En su última etapa marchó a Chipre para levantar al histórico Anorthosis, uno de los clubes más poderosos del país. No marcharon bien las cosas y por primera vez en su vida se encuentra sin empleo. Disfrutando de sus dos hijos y permitiéndose ese necesario paro biológico para aclarar ideas y refrescar conceptos. Así que atiende a Canal Amarillo como fiel seguidor del conjunto gaditano, un equipo que marcó su vida. Justo en plena apertura de mercado.

-Tantos años después, tanto tiempo lejos de Cádiz. ¿Qué es de su vida ahora?

-Ahora mismo me encuentro en Almería. Disfruté de una gran experiencia en Chipre, pero a nivel profesional salió regular y estoy de vuelta. El Anorthosis un equipo grandísimo a todos los niveles, con una afición espectacular que me recordaba a la de Cádiz. En la ciudad de Larnaka el fútbol es lo máximo, se vive con una gran pasión, y es una lástima que no marcharan bien las cosas.

-¿Sigue teniendo contacto con Cádiz?

-Mis dos niños son gaditanos, pero el que más tira es mi hijo mayor, un forofo del equipo amarillo que va a Carranza cada vez que puede. Es una parte importantísima de mi vida y no cierro las puertas a nada, mucho menos a un regreso al Cádiz.

-¿Qué le parece la situación del club gaditano?

-Pues estoy encantado con que se haya convertido en la sorpresa agradable de Segunda División. Es lo que tiene esta categoría, donde no importa quien es el primero o el último en cada enfrentamiento. Al principio de temporada no puedes hacer una hoja de ruta con el equipo que estará arriba o abajo porque seguro vas a fallar. Nadie se esperaba esta posición, y sobre todo la imagen de los últimos partidos. Pero la dinámica es buena y yo soy de los que cree mucho en los estados de ánimo.

-Siempre abogó en Cádiz CF por el grupo, porque todos los estamentos fueran unidos, por el buen ambiente… incluso por encima de cuestiones técnicas y deportivas.

-Así es como se logran grandes cosas. En el fútbol, cuando hay problemas, la gente quiere fichajes; y yo soy de dar continuidad y confianza. En innumerables ocasiones los jugadores con menos nombre dan mayor rendimiento, como se apreció en esa época. Hay mucha demagogia. Todos dicen que hay que apostar por la cantera pero a la vez piden fichajes.

-Precisamente en su etapa salieron Suso y Chico. Con mínimo protagonismo en el primer equipo (Suso ni en el filial).

-Suso dio un buen rendimiento en Almería, logrando la permanencia en Primera aunque con algunas críticas, pero sabía que ese jugador tiene nivel y una familia que acompaña. Ojalá tenga la motivación necesaria para llegar adonde puede. Con respecto a Chico, se critica al club porque los futbolistas se van, pero no se puede hacer nada. O muy poca cosa. Lo único, dejar huecos para que los canteranos tengan presencia en el primer equipo. Se habla de que tienen que derribar la puerta, pero si le pones siete muebles delante es mucho más difícil.

-En Segunda B, con tanta exigencia y clubes poderosos merodeando El Rosal, era misión imposible.

-En Primera y Segunda es más fácil mantenerlos, aunque es clave la estrategia del club, de contar con un entrenador valiente que ponga a los chavales.

-¿Qué le gusta más de este Cádiz CF?

-Pues me gusta que es un equipo. Está claro que destacan piezas como Ortuño y Alvarito, pero todos creen, aprietan y van a una. Si siguen en esta línea se mantendrán ahí arriba, porque en todo partido pelean como jabatos.

-Cervera recuerda a Víctor Espárrago, como Cifuentes a Armando, Ortuño a Oli, Alvarito a Sesma y este Cádiz a su Cádiz. 

-No estoy dentro para saber cómo trabajan, pero recuerdo que Armando entrenaba como un animal con 38 años. Era gente con hambre, que habían echado de varios sitios, y canteranos que ayudaron mucho al equipo. Acertamos con los jugadores que vinieron de fuera. Ha ocurrido algo similar con Ortuño, que en otros lugares no triunfa y ahora es un ídolo al que querrán en Primera División porque ha encontrado su sitio y se siente arropado, con confianza.

-Mucho mérito del entrenador.

-Con Álvaro coincidí cuando él jugaba en el Valencia y yo formaba parte de la cantera. Ha conseguido algo muy difícil, que es subir a un equipo que ha quedado cuarto. Complicado. Ahora no ha podido gastar mucho en Segunda, pero inculca a sus hombres lo más importante: el hambre de competir.

-Habla de no hacer muchos fichajes, pero no es precisamente ese el primer punto del libro de estilo de Pina y Cordero.

-Yo tengo muy buen concepto de ellos. Incluso diría que Juan Carlos es amigo mío. Son gente de fútbol, muy inteligentes y que saben cuando hay que exprimir al futbolista. Conocen perfectamente el mercado y poseen mucha experiencia, además de ser respetuosos y educados.

-Por su trayectoria, no parece que hayan venido sólo a quedarse muchos años en Segunda División.

-Ojalá regrese a Primera, pero hay que ir paso a paso. Los que sentimos al Cádiz sabemos que llegar adonde estamos ahora no es fácil. Existe mucha competencia. Primero hay que agarrar los 50 puntos y a partir de ahí a soñar.

-¿Cuál debe ser el camino a seguir?

-Gente con hambre y de la cantera; si no, es complicado luchar con otros clubes más grandes, con mayor presupuesto. Insisto en que en Cádiz hay muy buenos futbolistas y donde primero deben jugar es en el Cádiz CF.

-Peor le va a su Almería. ¿Qué le sucede a un equipo con las máximas aspiraciones?

-Tiene una buena plantilla pero no ha sido capaz de hacer un equipo. Aún así, están muy cerca de ganar partidos.

-¿Con qué recuerdos se queda de su época en el Cádiz CF?

-A nivel personal, mis dos hijos, gaditanos, y el mayor muy cadista. En lo profesional, quedan sobre todo recuerdos colectivos en cinco años fantásticos, primero como jugador y luego como director deportivo. Además de la amistad con Armando, Zafra, Víctor, Paz, Bezares… Por ellos y por todos siempre estoy deseando volver a Cádiz.

José María Aguilera Rojas

José María Aguilera Rojas

José María Aguilera Rojas

Últimas noticias deJosé María Aguilera Rojas (Ver todo)