Lozano salta para no chocar con Tomeu Nadal.
Lozano salta para no chocar con Tomeu Nadal.

Cádiz CF

Albacete-Cádiz CF (1-0) Un tanque frena al líder

Un testarazo en el descuento de Zozulia rompe la dinámica imparable de un Cádiz CF que no mereció perder

Por  23:41 h.
Albacete
1
Cádiz
0
Albacete: Tomeu Nadal, Alberto Benito, arroyo, Kecojevic, Fran García, Eddy Silvestre, Karim Azamoum (Olabe, 78'), Pedro Sánchez, Dani Ojeda (Javi Acuña, 82'), Manu Fuster (Susaeta, 70') y Zozulia.
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Fali, Cala, Espino, Edu Ramos (Jurado, 75'), Bodiger (Sergio González, 57'), Salvi, Perea (Alejo, 63'), Álex y Choco Lozano.
Gol: 1-0: Zozulia (92').
Árbitro. José Antonio López Toca, cántabro. Mostro tarjetas amarillas a loslocales Kecojevic, Pedro Sánchez y a los cadistas Bodiger, Iván Alejo
Incidencias: Partido de la jornada 13.
Estadio Carlos Belmonte.

Hay delanteros que parece que no están. Y que si lo parecen es por la guerra que dan desde el primer minuto. Zozulia es uno de ellos. El ucraniano parecía haber cesado en su empeño allá por el 90′ después de toparse una y otra vez con Cala, todo un muro durante los 90 minutos pero que dejó de serlo a partir del 91. Y fue por culpa de un cabezazo del tanque del Albacete que el Cádiz CF frenaba una racha que le había llevado a sumar cinco victorias consecutivas y meterle once puntos al segundo. La derrota en La Mancha hace más terrenal al Cádiz CF, que no debe tomarse esta derrota más que como una pequeña piedra en el camino que deberá de seguir andando con el mismo ímpetu que hasta el que tuvo cuando Zozulia volvió loco al Carlos Belmonte.

Sorprendió Cervera, o no tanto, pero el caso es que volvió de nuevo a confiar en el francés Bodiger para llevarlo al once titular en sustitución del sancionado José Mari. Junto a Edu Ramos formaron un doble pivote inédito después de no gustarle mucho la experiencia de Málaga, donde retrasó a Álex a la medular para jugar con José Mari. Y es que Cervera, aunque pueda parecer defensivo, tiene ciertos dejes que parece todo lo contrario ya que con el madrileño en la sala de máquinas, cree el técnico, el equipo se mete más atrás al ser el pelirrojo un jugador más de colocación que de presión, donde Garrido es el no va más gracias a su pujanza y búsqueda insaciable de la pieza. Por tanto, el Cádiz CF salió, a costa del toque, con un corte más agresivo y con la idea de morder en el centro del campo y buscar más el balón en las recuperaciones y no que fuese el balón el que lo encontrase a él.

No tardó mucho el Cádiz CF en tomarle el pulso al encuentro pese a que los primeros minutos no entró muy enchufado. Bastaron un par de gritos para conectarse y presentarle al Albacete su listado de problemas. Eso provocó que los de Ramis jugasen con mucho miramiento, sin asumir riesgos y consciente en todo momento de lo que significa perder un balón antes los amarillos. Ese respeto que infunde el Cádiz CF a sus rivales hizo que poco a poco y casi que sin querer los de Cervera comenzaran a aproximarse al área de Tomeu Nadal. El primero en hacerlo fue Álex Fernández, que se adentró en el área por el vértice de la banda izquierda pero tras dejar atrás a dos contrarios no llegó con fuerza para asistir bien a dos compañeros que esperaban el pase de la muerte. Esa oportunidad dio paso a un dominio gaditano basado en el orden defensivo y la velocidad de Salvi y las exquisiteces de Perea y Álex.

Controlaba el Cádiz CF el partido hasta que se le pudo complicar por dos jugadas rocambolescas. En una, tras un centro de Fran García que rebotó en Iza, Cala tuvo que despejar a córner después de que ni Dani Ojeda ni Zozulia atinasen en boca de gol. Poco después, un despeje bombeado y mal dirigido a su área de Álex, fue cabeceado hacia su portería por Cala y Cifuentes, con más problemas de los necesarios, pudo rechazar como pudo a córner. Fue el inicio de la invasión manchega.

El dominio blanquillo siguió en esta media hora de juego. De nuevo el ataque le llegaba al Cádiz CF por la banda de Iza, de donde llegó un centro mal rematado por Dani Ojeda. La jugada siguió hasta llegarle el balón fuera del área al excadista Karim Azamoum, que tras colocársela con el pecho empalmó con su zurda algo centrado para que desviase a saque de esquina Cifuentes.

Tanto defender pudo tener su premio con una contra dirigida por Edu Ramos, pero el malagueño la culminó fatal con un pase que se le quedó muy corto a un Salvi que llegaba como una moto. Esta jugada apenas fue una ráfaga en medio de un acoso y derribo del Albacete, que prosiguió en lo suyo intentándolo una vez más pero el lanzamiento de Dani Ojeda con su zurda fue bien retenido por un Cifuentes que comenzaba a cansarse de tanto dominio local. El último en intentarlo en el Álba fue otro excadista. En este caso, la ocasión llegó tras el saque un córner que remato ligeramente desviado Kecojevic.

El descanso fue un alto en el camino que Cervera aprovechó para lavar las cabezas de sus muchachos y lanzarlos en la reanudación unos metros adelante para taponar la salida de balón del contrario. El efecto fue ‘ipso facto’ porque lo cierto es que el Cádiz CF cortó por lo sano la iniciativa albaceteña. Esto hizo que los laterales andasen más cerca del área rival, lo que motivó que Iza se atreviese con un disparo lejano desde fuera del área que cerca estuvo de alojarse dentro de la portería manchega.

Que el Cádiz CF adelantase sus líneas abrió el partido, lo que hizo que Manu Fuster aprovechase esos espacios para combinar con Zozulia, que tras recibir en el borde del área no se la pensó dos veces y resolvió disparando fuerte y raso para volver a hacer intervenir a Cifuentes, que minutos más tarde salió bien a los pies de Pedro Sánchez sin hacerle penalti.

Cervera refrescaba el centro del campo en el 58′ de partido y sacaba a Bodiger, con tarjeta, por el canterano Sergio González. Casualidad o no, este cambió hizo tomar al Cádiz CF de nuevo el control del partido y las llegadas al área rival comenzaba a ser más frecuentes pero tanto Salvi como Perea se desesperaban al ver como sus centros al primer palo se quedaban sin rematador.

A veinte del final, el encuentro se ponía como le gustan a Cervera. El Albacete se hacía definitivamente con el balón y merodeaba cerca del área amarilla y las contras las ponía el Cádiz CF. Alejo por una banda y Salvi por la otra tenían la lección bien aprendida pero en el primer intento del vallisoletano, con un centro raso, volvió a quedarse sin rematador dado que Lozano estuvo bien cubierto por la pareja de centrales manchega.

Una vez más, Cervera volvía a descubrir su parte ofensiva y a un cuarto de hora para el final hacía debutar a Jurado, que saltaba para relevar a Edu Ramos. Con esto, el Cádiz CF acababa con otro doble pivote inédito con Álex y Sergio González y dejaba que le llegasen las musas a sus hombres de arriba, que ahora se beneficiaría del embrujo de Jurado, inexplorado aún.

La primera bola que tocó Jurado fue para forzar la amarilla a Kecojevic, que lo derribó sin dudarlo en cuanto lo vio salir con la pelota con una soltura asombrosa y una claridad de ideas que asustaba al Carlos Belmonnte. La falta la chutó Iza desde 30 metros buscando puerta y un fallo de Tomeu Nadal, que no se equivocó.

Salió con tantas ganas Jurado que su presión a Mateu Nadal metió el susto en el cuerpo al Albacete pero su rechace a la patada a seguir del arquero local no encontró puerta. Sí que la encontró poco después un disparo de Alejo, que se había colado hasta la cocina pero su disparo cruzado se encontró con las piernas de meta local.

Se llegó al tiempo extra con el Cádiz CF volcado. Tanto se fue arriba que incluso el Albacete pudo gozar de una contra que fue evaporada por un Fali inconmensurable que se tiró a los pies de Zozulia, que no tardaría en vengarse. Y es que el ‘tanque’ ucraniano, tras todo un partido peleándose a cara de perro con Cala, aprovechaba un centro soberbio de Pedro Sánchez en el 92′ para meter su cabeza entre los dos centrales amarillos y quitar las telarañas de la escuadra con un testarazo picado que cogió una altura inalcanzable para Cifuentes.

Perdía el líder en el último suspiro después de haber buscado más el gol en una segunda parte donde todo parecía controlado menos un tanque que no entiende más que de goles como este al Cádiz CF y el de la semana pasada en Fuenlabrada. Y es que esa cabeza vale millones. Como la diferencia que mantendrá una semana más, ya de nueve puntos, un once de Cervera que no debe hacer más lecturas de este encuentro que las justas.