Salvi en un partido con el Cádiz CF
Salvi en un partido con el Cádiz CF

Cádiz CF

Y al tercer día, Salvi mejoró

El jugador sanluqueño ha sorprendido a propios y extraños con una recuperación cuasi milagrosa

Por  22:58 h.

La rodilla de Salvi se convirtió el pasado jueves en la peor de las noticias y sin embargo ayer pasó a ser la mejor de todas. De estar lesionado para dos meses según las palabras que dejó dichas Quique Pina a poder jugar este mismo lunes según indicó en la rueda de prensa su entrenador en la víspera del encuentro ante el Reus. ¿Qué ha pasado para este desfase informativo en apenas 24 horas? Veamos.

Como es obvio, para seguir el hilo de lo que le ha pasado a Salvi hay que irse al pasado domingo a Almería, donde después de marcar dos goles, Salvi era obstaculizado en falta por José Pozo. En el lance del juego, el sanluqueño recibió un duro golpe en su rodilla sintiendo en el momento un duerte dolor. Como consecuencia entraron los servicios médicos del club, le echaron el ‘spray’ milagroso y el jugador echó a correr con la misma alegría anterior. El cadismo resoplaba y se tranquilizaba mucho más aún después de ver avanzar a su jugador, que una vez merodeaba con peligro por el área rival. Sin embargo, al paso de pocos minutos,Salvi se volvió a llevar la mano a su rodilla derecha y era cambiado por Álvaro Cervera. Más tarde, al jugador se le aplicaría hielo en la zona dañada y se pasaría todo el viaje de regreso en autobús hacia Cádiz con la rodilla vendada y en frío.

Nada más llegar a Cádiz, Salvi fue llevado en coche por el miembro del cuerpo técnico Javier Manzano a su casa, donde estaría reposando los dos siguientes días antes de volver a los entrenamientos el miércoles.

Las sensaciones del equipo médico nada más regresar de Almería no eran negativas. Descartaban cualquier tipo de lesión grave aunque sí advertían que el futbolista había sufrido una distensión en la rodilla por lo que seguramente se pensaba que podía tener un pequeños esguince como así se notificó el pasado jueves en el informe médico una vez realizadas las pruebas médicas. Unas pruebas médicas a las que, para añadir más incertidumbre al asunto, se adelantaba el consejero delegado del Cádiz CF, Quique Pina. El murciano alarmaba al cadismo de una forma bárbara al comentar, antes que explorasen al jugador incluso, que no tenía buenas sensaciones con la lesión de Salvi. Y se atrevía incluso a presagiar una baja para el extremo de un mes y medio o dos para sorpresa del cuerpo técnico del Cádiz CF, que en ese momento veía como Salvi hacía ejercicios con los recuperadores sin mostrar dolor alguno. Por eso mismo, algo no encajaba. Pese a lo que indicaba el informe médico que rebajaba, Salvi aseguraba no sentir dolor alguno durante todos sus ejercicios y lo demostraba.

El jueves se terminó con la duda de Salvi, al que nadie en absoluto lo veía jugando este lunes. Y llegó ayer viernes y Salvi entrenó con sus compañeros y Cervera aseguraba que contaba con él. De buenas a primeras, el sanluqueño dejaba en papel mojado el informe médico y ni que decir tiene las palabras de Pina. Hoy por hoy, Salvi está apto. Podrá jugar ante el Reus, pero quien más quien menos estará tocando madera para que el extremo diestro del Cádiz CF no caiga en las redes de una lesión de la que ha logrado escapar casi que de manera milagrosa.