Ais Reig habla con Diego Martínez con Cervera detrás en un partido de otra temporada.
Ais Reig habla con Diego Martínez con Cervera detrás en un partido de otra temporada.

Cádiz CF

Ais Reig se cargó la tarta

El árbitro alicantino volvió a convertirse en el protagonista de un partido del Cádiz CF el mismo día del cumpleaños de Cervera

Por  14:47 h.

¿Qué le pasa a Ais Reig con el Cádiz CF? En serio, algo le pasa. No es normal su comportamiento, sus aires, su manera de dirigirse a cualquier jugador o técnico que porte el escudo de Hércules en su pechera. No es muy normal. Desde aquel partido en Anduva del año pasado en el que expulsó a Gorka Santamaria por doble amonestación, la primera por beber agua cerca del banquillo, y el Cádiz CF acabó perdiendo ante el Mirandés un partido que dominaba con un 0-2 incontestable, el trencilla alicantino se ha ganado con derecho pasar a la lista negra del cadismo donde también se encuentran Rubinos Pérez, Hernández Cifuentes y algunos otros más.

El caso es que después de ese arbitraje en Miranda de Ebro, Ais Reig volvió a pitar a los amarilos jornadas después en Carranza, donde el Cádiz CF se impuso al Huesca con un gol de Ortuño después de que el conjunto oscense fallase un penalti riguroso señalado por el árbitro valenciano que había visto unas manos de Sankaré.

Mucho tiempo después Ais Reig volvió a aparecer por Carranza para dirigir un Cádiz CF-Nàstic en el que Ortuño falló un penalti que mandó a las nubes. Aquel arbitraje pudo hasta cierto punto favorecer al conjunto gaditano, al que no le pitaban un penalti en toda la Liga y tuvo que ser el colegiado de Anduva el que lo hiciera.

Ayer volvió a aparecer por Carranza para dictar sentencia y otra vez volvió a señalar la pena máxima como en todos los partidos que ha dirigido al Cádiz CF desde Anduva, que le pitó uno a favor de los burgaleses. Todo iba bien hasta mediada la segunda parte que señaló una falta a Abdullah de la que el francés se quejó con razón. Ais Reig se dirigió de manera chulesca al mediocentro cadista y le mostró la amarilla. Como también se la mostraría a Aitor, en el banquillo, o a Carrillo, por protestar otra jugada en la que el Cádiz CF volvió a ser perjudicado.

Para rematar, expulsó a Cervera, que apenas le dijo nada reprochable. Y es que a Ais Reig poco le importaba que el entrenador cadista estuviese disfrutando de su 52 cumpleaños y hasta la grada ed fondo sur le hubiera cantado el ‘cumpleaños feliz’ poco antes de corear su nombre. A Cervera ni le dio tiempo a soplar las velas cuando se enteró de que le habían vuelto a expulsar.