Espino se fue a la calle tras otra acción rigurosa del árbitro.
Espino se fue a la calle tras otra acción rigurosa del árbitro.

Cádiz CF

AD Alcorcón-Cádiz CF (3-0) Y con la revolución se abrió el cajón

El once alfarero, con muy poco, aprovecha las facilidades dadas por un líder que dejó de serlo desde el inicio del choque

Por  23:33 h.
Alcorcón
3
Cádiz
0
AD Alcorcón: Dani Jiménez, Laure, Bernardo, Elgezabal, Pomares (Adot, 55'), Reko, Dorca, Ernesto (Myaka, 79'), Bellvis, Stoichkov (Harper, 67') y Rui Costa.
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Marcos Mauro, Sergio Sánchez, Espino, Garrido (Salvi, 62'), Bodiger, Alejo, Javi Navarro (Álex, 52'), Querol (Nano Mesa, 68') y Lozano.
Goles: 1-0: Stoichkov (44') (p); 2-0: Stoichkov, (50'); 3-0: Ernesto (66') (p).
Árbitro: Ocón Arraiz, donostiarra. Amonestó con amarilla a los locales Bellvis, Elgezabal, Pomares, Reko y Harper y a los cadistas Alejo y Nano Mesa, Expulsó en el 49', tras el visionado en el VAR, a Bodiger, por pisar por detrás a un rival. También expulsó por doble amonestación a Lozano, en el 76'. Expulsó a Espino en el 92'.
Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada.
Estadio Santo Domingo.

Cervera se equivocó con la Copa. Y es que la forma en la que se tomó el encuentro de la sexta jornada de Liga fue más propia del engorro intersemanal que supone para un equipo de Segunda torneo del ‘ko’ que de un partido de Liga. Por mucha carga de partidos que haya, es difícil de entender que a un equipo en plena racha inmaculada de victorias se le practique una intervención de hasta siete jugadores. Por descontando que todo lo que sea criticar por esto a Cervera puede resultar desmesurado, pero la sensación evidente que deja esta derrota es que la importancia a este encuentro no fue realmente el que merecía.

Cervera revolucionó de manera considerable su once titular excusándose en la carga de partidos que afronta la Segunda División en estas próximas jornadas. Hasta siete cambios introdujo en su once el técnico cadista, al que nada le importó la inmejorable dinámica de cinco victorias consecutivas que tenían los suyos antes de enfrentarse a un Alcorcón negado como anfitrión. Pero ni esa teórica facilidad que ofrecía un equipo anclado en su feudo fue aprovechada por un entrenador que pecó de cuidadoso con un equipo cargado de partidos.

Consciente el Cádiz CF de los problemas que estaba teniendo el Alcorcón en su feudo, donde ha perdido los dos primeros encuentros ante Elche, salió al césped de Santo Domingo con las líneas adelantadas para poner en apuros a la zaga alfarera. Sin embargo, pese al dominio inicial y territorial del conjunto gaditano, el primer disparo a puerta se lo apuntó el local Reko, que con un derechazo centrado estrenaba los guantes del debutante David Gil, una de las muchas novedades del técnico cadista.

Esa primera oportunidad del Alcorcón le dio algo más de iniciativa al equipo de Fran Fernández, que con el paso de los minutos se fue haciendo con el balón aunque con el absoluto permiso del once cadista, que bien ordenado bajo un 4-4-2 con Querol en la izquierda y Javi Navarro en la punta del ataque con Lozano, sujetaba sin problemas la construcción de los previsibles ataques locales forjados desde atrás.

Pasaban los minutos y apenas ocurrían cosas para tranquilidad de Cervera, que eso sí, debió maldecir a Iza cuando el portuense perdió un balón en su banda que se convirtió en la segunda oportunidad del Alcorcón tras el segundo disparo de Reko al que volvió a responder, esta vez con más esfuerzo, David Gil, que repelía con su estirada el segundo acercamiento alfarero.

Confiaba el Cádiz CF en Iván Alejo, el más incisivo en esta primera parte de los amarillos, ayer de gris, pero los buenos centros del vallisoletano nunca encontraron rematador. Sin mordiente los gaditanos, fueron decididamente los madrileños los que se fueron hacia delante con más verdad. Movía el balón el Alcorcón y lo hacía cada vez más cerca de las inmediaciones de David Gil, que tuvo que volver a salir a detener un disparo de Ernesto con el que pudo adelantarse el cuadro amarillo de no ser por la acertada respuesta de un cancerbero con patente de futuro en el arco gaditano.

Presionado por tanta arrancada local, salió el Cádiz CF de su cueva gracias a una galopada, pasada la media hora de juego, de David Querol, pero el pase de la muerte intencionado del catalán no pudo ser rematado en la boca de gol por el ‘choco’ Lozano, que estuvo bien tapado por Elgezabal.

Se dirigía el encuentro a su descanso sin que ninguno de los dos contendientes pusiera remedio hasta que llegó una desgraciada jugada de Garrido, que en su búsqueda del balón cometió falta al derribar dentro del área a Stoichkov en un lance de lo más inocente. Desde los once metros, el ex de la Balona ponía por delante al equipo que más lo intentó durante los primeros 45 minutos.

El error de cálculo de Garrido ponía cuesta arriba un encuentro que no debió ponerse con ese cariz dado lo poco mostrado por un Alcorcón muy pobre que había sacado petróleo de la acción del vasco y que sacaría aún más con otra entrada mal medida, pero esta vez fuera del área pero igual de cara. Bodiger se iba a la calle, tras la aparición del VAR, por pisar por detrás en el tendón de Aquiles de un rival. Y si feo ya estaba el panorama en ese minuto 49, desolador se pondría al minuto siguiente después de que Stoichkov cabecease a gol un centro mal defendida por el ‘choco’ Lozano, que se quedó parado habilitando la presencia del delantero local.

Con un 2-0 ya en contra, Cervera movió el banquillo dando entrada a Álex por un desaparecido Javi Navarro. Poco después, en el 62′ de partido, metía a Salvi, por Garrido, jugándose ya el todo por el todo de lo poco ya que podía perder. Precisamente, de las botas de Álex llegó la única opción de gol que gozó el equipo amarillo pero el pase de la muerte de Alejo, tras llegar a la línea de fondo gracias al pase largo y en profundidad del madrileño, se volvió a quedar sin rematador.

Los cambios apenas cambiaron el decorado salvo a peor porque fue de nuevo el Alcorcón el que marcaba. Y lo volvió a hacer tras un penalti señalado a Espino, que tocó ligeramente a Stoichkov cuando este se coló ante la cocina de David Gil. Esta vez fue Ernesto el que batía desde los once metros a un David Gil sobrepasado por un partido en el que nadie tendía previsto que debutase.

El VAR se fue con la expulsión a Bodiger

Apenas se necesitaban excusas que poner al desastroso encuentro del Cádiz CF, que pudo marcar el de honor si el árbitro o sus ayudantes hubieran reclamado la revisión del VAR en una jugada que cabeceó a puerta Lozano, con gran intervención del arquero Dani Jiménez, en la que previamente había sido agarrado Sergio Sánchez en un penalti que se fue al limbo, como el VAR del Santo Domingo, que pareció haber hecho las maletas tras cargarse a Bodiger por su fea entrada. La prueba de que el VAR acabó desenchufado es que tiempo después tampoco quiso apreciar un pisotón de Marcos Mauro a Harper.

Puestos a olvidar el encuentro, el ‘choco’ Lozano veía su segunda amarilla en el 76′ de partido dejando al Cádiz CF con nueve aunque ya poco importase. El encuentro avanzaba entre bostezos y sacudidas del Alrorcón, que no paró de buscar el cuarto sin llegar a encontrarlo a pesar de las facildades dadas por un Cádiz CF desnortado, desquiciado y demasiado cabreado tal y como evidenciaba la tercera expulsión, esta a Espino por un codazo sin querer y sin mirar a Odot.

El pitido final dejaba al Cádiz CF sin liderato, lastrado por las sanciones y ‘mosca’ con un árbitro pejiguera y quisquilloso pero al que no hay que cargarle ni la décima parte de una derrota nacida en una revolución que acabó muerta y abriendo el cajón para el olvido, ese donde duermen las derrotas más tristes.

 

.