Abdullah, en su partido con el Cádiz CF esta temporada en Vallecas.
Abdullah, en su partido con el Cádiz CF esta temporada en Vallecas.

Cádiz CF

Abdullah, el último castigado

El mediocentro jugó en Vallecas un mal partido y ante el Almería no fue ni convocado

Por  8:00 h.

Álvaro Cervera no da puntada sin hilo. Habla mucho y claro. Y cuando no lo dice en sus catedráticas ruedas de prensa lo dice en sus sorprendentes lista de convocados. Lo lleva haciendo desde que llegó. Especialmente, en sus convocatorias. Sería, quizás, porque no había cogido confianza, o porque todavía no había empatado con nadie en el banquillo local de Carranza, pero lo cierto es que sus primeras comparecencias ante la prensa no fueron tan vistosas como tiene acostumbrado. Eso sí, cuando le tocó hacer la primera convocatoria importante, la lió.

Fue con ocasión del partido de ida del primer cruce de ‘play off’ ante el Racing de Ferrol. Nada más conocerse su lista se comenzó a hablar en los bares cercanos al estadio que al frente del equipo había un loco. Dejaba fuera a Andrés Sánchez, otrora el mejor lateral zurdo del grupo IV para muchos. El toque de atención para el hoy jugador del Melilla fue rotundo. Gustaba a la grada, pero al entrenador no. Demasiada alegría en ataque para tanto espacio en defensa. Fue el primer ‘castigado’ de Cervera.

La temporada pasada también hubo varios. Brian Oliván se fue al banquillo tras un error en un partido (Cádiz CF 0 Tenerife 1) en Carranza que muchos le achacaron a Sankaré pero que en realidad fue del catalán según argumentó el propio Cervera. De ahí vino muchas de las alternancias que el barcelonés protagonizó con Luis Ruiz en el flanco izquierdo de la zaga amarilla. Una alternancia que no solo no ha cesado este año sino que ha ido a más con la irrupción de Lucas Bijker. Precisamente, el jugador holandés de origen brasileño también ha sido víctima de los ‘castigos’ de Cervera. Sin ir más lejos, tanto Lucas como Brian han visto desde la grada varios partidos como su protectorado estaba ocupado por compañeros que tienen otra demarcación natural como fueron los casos del lateral diestro Carpio o los centrales Villanueva y Servando.

Uno de los ‘castigos’ más sonados de Cervera se dio en Oviedo, aunque en esta ocasión se debió a un motivo extradeportivo. Barral se quedaba sin jugar en el Tartiere por colarse tarde a una charla táctica previa al encuentro. Desde entonces, al delantero isleño le ha costado un mundo volver a la dinámica de las titularidades.

Otro castigado por un mal partido fue el fichaje de invierno Fausto Tienza. El ex del Osasuna salió titular en El Sadar compartiendo el doble pivote con Garrido. Pues bien, el resultado fue calamitoso y el de Talavera la Real pagó los platos rotos. Se quedó en el vestuario en el descanso y desde entonces no ha vuelto a formar parte del once. Es más, el propio Cervera dejó claro que su idea no fue buena y que el tándem Tienza-Garrido no se volvería a ver con él en el banquillo. Algo parecido a lo que dijo de Villanueva cuando lo empleó en dos ocasiones como parche en el lateral zurdo. Pues bien, desde aquella probatura en el carril zurdo, el central internacional venezolano no ha vuelto al equipo.

Si algo tiene de positivo los ‘castigos’ de Cervera es que no suelen ser ni por inquina, ni lo más importante, duraderos. Levanta castigos como el que rota en el once. Sin amiguismos ni manías. Así se entiende, por ejemplo, la actual titularidad de Barral o la vuelta al once de Lucas Bijker.

El último en recaer un castigo ha sido Abdullah, un jugador muy importante de la plantilla al que la competitividad le está quitando protagonismo a raudales. A Cervera le gusta mucho el francés, con sus cosas, pero le gusta. Por eso mismo lo utilizó cantidad de veces en la temporada pasada y por eso mismo suele llevárselo siempre al banquillo. El mismo Quique Pina ha hablado con él para motivarlo, pero parece que al internacional por Comores se lo está merendando los Eugeni, Garrido, Álex Fernández y compañía. Su última participación le ha valido un descarte. Entró en la segunda parte en Vallecas en un momento en el que el Cádiz CF estaba mandando sobre el Rayo pero su participación fue ciertamente negativa para el equipo, que no tardó en volver a ser dominado por el conjunto de Rubén Baraja. Abdullah fracasó en su oportunidad y a la semana siguiente Cervera se lo hizo saber dejándolo fuera de la convocatoria ante el Almería.

La temporada se adentra en la recta final y Cervera sigue tirando de sus métodos. Los Brian Oliván, Abdullah, Villanueva, Nico Hidalgo o Tienza siguen esperando que levante la mano para insistir en que les puede ser válidos de aquí al final. Habrá que verlo, pero desde luego, la regla de Cervera no entiende ni de nombres, ni de excusas.