BALONCESTO FEMENINO

Bea Sánchez pone el acento gaditano al bronce de España en el Mundial

La pívot roteña ha sido una de las doce integrantes del combinado nacional que ha brillado en el torneo disputado en Tenerife

CádizActualizado:

Está cerca de alcanzar la treintena, pero Beatriz Sánchez (Rota, 1989) saboreó como una debutante la medalla de bronce alcanzada la pasada semana en el Mundial de baloncesto disputado en Tenerife, al doblegar a Bélgica en una intensa final de consolación. La pívot formada en el Club Baloncesto Portuense fue parte importante del combinado que dirige Lucas Mondelo, especialmente en el tramo final del campeonato, en la semifinal contra Australia que apeó a las españolas de la lucha por el oro, cuando la poderosa torreLiz Cambages (2,03 metros) fue eliminando a toda la batería de mujeres altas del combinado nacional. Fue entonces cuando Beatriz tuvo que tirar de experiencia y saber estar para intentar frenar a una de las cinco jugadoras más determinantes del torneo.A lo largo del torneo Sánchez ha disputado algo más de 20 minutos en los que ha conseguido 6 puntos, 4 rebotes, 2 robos y una valoración de 9 puntos.

Pero la pívot gaditana no sólo aporta cuando está sobre el rectángulo de juego. También lo hace desde el banquillo y en el vestuario, levantando el ánimo de sus compañeras cuando las cosas han ido mal dadas. Más allá de los fríos números que aportan las estadísticas, Bea Sánchez es un ejemplo de compromiso, tal y como ha demostrado a lo largo de la pasada semana y durante las anteriores para preparar este Campeonato del Mundo que ha servido para engrosar su amplia lista de éxitos deportivos.

Una medalla más

Sin ir más lejos, el combinado nacional conquistó el pasado verano de 2017 la medalla de oro del Europeo disputado en laRepública Checa, donde también estuvo presente la jugadora gaditana.

Por ello, ser la anfitriona de un mundial significaba una tremenda responsabilidad para estas chicas que han sabido sobrellevar con el apoyo del público para alzarse con una medalla ante el único equipo que había podido derrotarlas en la fase de grupos. Con las americanas un escalón o dos por encima del resto, alcanzar la final hubiera sido su mayor éxito posible, pero en el camino se cruzó Australia, y en especial la figura de Cambages, para doblegar a las españolas.

Nuevo reto

Ahora Bea Sánchez intentará descansar para comenzar una ilusionante temporada. Después de permanecer varias campañas en Ferrol, pondrá rumbo a Gerona, para afrontar el proyecto más ambicioso dentro de la máxima categoría del baloncesto nacional femenino. La pívot gaditana, que supera el metro noventa, fue una de las más valoradas de la LF1 (la máxima categoría nacional femenina), con promedios de 11 puntos y 7 rebotes.