Uno de los equipos del CB Gades
Uno de los equipos del CB Gades - L. V.
Baloncesto

El CB Gades, en pie de guerra

Pide al Ayuntamiento reparar la cubierta del pabellón Ciudad de Cádiz y regular los horarios

L. V
CádizActualizado:

El equipo Cádiz Club Baloncesto Gades ha pedido al Ayuntamiento de Cádiz, que gestiona su política deportiva a través del Instituto Municipal de Deporte (IMD), que repare la cubierta del pabellón Ciudad de Cádiz y las pistas inundadas por las goteras y que regule el horario de uso de los diferentes pabellones de la ciudad «de forma coherente».

En este sentido, el club ha señalado que espera por parte de la Administración local «que facilite la práctica deportiva y el acceso a las instalaciones municipales de cientos de niños de forma proporcionada a la actividad de cada uno y con unas mínimas condiciones de habitabilidad y seguridad».

En esta línea, también han pedido que impulse la actividad deportiva de base máximo, ya que el deporte municipal está desaparecido en la capital gaditana y, gracias los colegios privados, concertados o de los clubes federados, se puede acceder en la ciudad a la practica deportiva en edad infantil y juvenil.

En cuanto a las horas de uso de los diferentes pabellones de la ciudad, también ha criticado se haga bajo «un sistema discrecional, oscuro y sin transparencia, donde no prima el número de licencias federativas o de partidos durante la temporada, sino cuestiones políticas».

Así, han rechazado que otros clubes con la mitad de licencias que ellos, con menos equipos y con ligas mucho más reducidas en duración y número, tengan prácticamente el mismo numero de horas de pabellón que Gadir, con más de 250 licencias y 23 equipos.

Igualmente, desde el club local han explicado que las instalaciones están en «un estado calamitoso y sin mantenimiento», puesto que después de muchas temporadas «sin poner un euro» el pabellón de Cádiz, -a su juicio, «el único pabellón presentable de la ciudad»-, la impermeabilización del techo ha desaparecido y hay goteras en todas las pistas, las cuales no pueden utilizarse para entrenar ni para jugar partidos.

Del mismo modo, aseguran desde el club gaditano, otros pabellones gestionados por IMD y utilizados para entrenamiento, como el Gadir, «tienen un suelo que no esta apto para la práctica del baloncesto».

Ante esta situación, que se hizo visible a principios de 2019, el Cádiz Club Baloncesto Gades ha sostenido que «ni se ha sacado una partida para solucionarlo, ni se ha sacado a licitación alguna obra para la reparación necesaria de la cubierta».

Excesiva burocratización

Por otro lado, a su juicio, «la excesiva burocratización» del IMD impide a clubes de grandes dimensiones como Gades poder desenvolverse al ritmo que impone la competición y el número de equipos. En este sentido, desde el club han querido hacer visible el gran esfuerzo y trabajo altruista de más de 50 personas que se encargan del funcionamiento interno del club, cobro de cuotas por banco, organización de horarios, suministro de material deportivo, gestión de subvenciones, pagos a la federación y altas y bajas, entre otras cuestiones.

En la actualidad, gestionan 23 equipos y más de 270 jugadores. La cuota de socio es de 25 euros (incluyendo los gastos federativos, que supone 13 euros). Esto es posible debido al trabajo altruista de entrenadores y directiva, así como la implicación de los padres en los desplazamientos, lo que lo convierte en «un club inclusivo».

Por último, han hecho un llamamiento al Ayuntamiento para que «de una vez resuelva el problema de las goteras del ciudad de Cádiz y se gestione el deporte de una forma razonable y eficaz», puesto que, según han avanzado desde Gades, «no solo será un recuerdo el deporte municipal, sino los clubes deportivos de Cádiz se terminaran trasladándose a otras localidades y desaparecerán generaciones de deportistas».

Ante esta situación, desde el club han reconocido que si no hay solución por parte del Ayuntamiento se tomarán las medidas necesarias para que se ponga de manifiesto «el problema existente en el deporte base de Cádiz, la situación calamitosa de las instalaciones deportivas; así como la oscura y errática distribución de horas entre los diferentes clubes».