Steve Francis durante su etapa en la NBA
Steve Francis durante su etapa en la NBA
NBA

«A los 18 años estaba vendiendo bolsitas de crack»

Steve Francis, exjugador de baloncesto, cuenta uno de los episodios más duros de su vida, apenas cuatro años antes de jugar en la NBA

Actualizado:

«The Players Tribune» se ha convertido en un buena herramienta para que las estrellas del deporte puedan sincerarse. Si hace poco Kevin Love hablaba de su ataque de pánico, ahora ha sido Steve Francis quien ha contado su historia. El ex de Houston Rockets ha reconocido que, antes de su llegada a la NBA en 1999, se ganaba la vida en las complicadas calles de Maryland vendiendo bolsitas de crack.

«Cuatro años antes de estar en el avión con Hakeem Olajuwon contando que íbamos a comprar juntos trajes de cashmere, cuatro años antes de jugar contra Gary Payton, estaba en la esquina de Maple Avenue de Takoma Park vendiendo drogas en la frontera del barrio chino», ha reconocido.

Steve Francis, nacido en Maryland, Estados Unidos, tuvo una adolescencia realmente complicada. Su madre murió a una edad temprana y su padre estaba en la cárcel. Creció en las calles de Washington en medio de la famosa epidemia del crack de los años ochenta. «El crack devastó a toda la comunidad. Fue como una plaga. Lo vi. Lo vendí. Lo viví», ha dicho al respecto.

El baloncesto se convirtió en su tabla de salvación. Con una vida difícil, el deporte se transformó en la salida a sus problemas. Pese a no ser muy amigo de los estudios, consiguió jugar lo mínimo en la etapa secundaria como para que las universidades se fijarán en él. Y fue Maryland quien le reclutó y en donde brilló.

«A los 18 años estaba vendiendo bolsitas de crack en la esquina de Takoma Park, y hasta me robaron a punta de pistola. Y a los 22 años me seleccionan en el Draft y David Stern está estrechándome la mano», ha confesado.

Seleccionado en el puesto número 2 del Draft 1999 por Vancouver Grizzlies, fue traspasado a Houston Rockets en una triple operación tras negarse a vestir la camiseta del conjunto canadiense. Su bajo rendimiento le acabó enviando a la liga de China. Aunque existieron especulaciones sobre un posible problema de adicción al crack, él siempre lo ha negado tajantemente. Sí ha admitido arrastrar problemas con el alcohol.

«Sé que la gente se preguntaba: ¿Qué diablos ha pasado con Steve Francis? Pero la parte más difícil para mí fue leer en Internet que estaba enganchado al crack. Cuando pensé en mi abuela leyendo eso, o en mis hijos… Me rompió el corazón. Siempre reconoceré que estuve vendiendo crack. Pero nunca en mi vida lo he consumido», ha señalado. «¿Qué le pasó a Steve Francis? Bebía demasiado. Eso es lo que pasó. Y eso puede ser igual de malo. En el transcurso de unos años perdí el baloncesto, perdí toda mi identidad y perdí a mi padrastro, que se suicidó», añadió.