Atlético-GironaLucas vuelve y se enfrenta al veredicto de la grada

Actualizado:

Ya que ni la hora ni la temperatura parecen favorables, el Atlético ha apostado por poner precios populares, con entradas desde diez euros, para dar calor a la vuelta copera ante el Girona.

El 1-1 de la ida da ventaja al Atlético, un equipo extremadamente fiable en casa (14 choques esta temporada, con 12 triunfos y 2 empates), que ni siquiera tendrá la obligación de romper la histórica serie de igualadas entre ambos equipos para acceder a los cuartos de final. Le valdría el empate sin goles. Simeone, que siempre ha superado esta ronda de octavos desde que se sienta en el banquillo del Atlético, apostará por un once muy parecido al que tan buena imagen dio ante el Levante. El único cambio garantizado es el de Adán por Oblak en la portería. En cualquier caso, la principal novedad es el regreso a una convocatoria de Lucas Hernández, baja por lesión desde hace poco más de un mes. El francés comprobará el tamaño de la fractura con la afición tras su aventura invernal, aún no resuelta, con el Bayern.

El otro asunto sobre el que orbita la actualidad rojiblanca es el posible fichaje de Álvaro Morata, un jugador sobre el que Simeone no quiso pronunciarse pese a que reconoció que la dependencia en Griezmann en cuestiones ofensivas es un problema a resolver: «No puedo opinar de chicos que no están con nosotros. Lo que pase en el mercado sucederá lo quiera yo o no».

Mientras, en el Girona también llegan con cierto despiste con el partido a causa del interés del Barça por Stuani, un jugador fundamental para Eusebio, quien sacó ayer las garras al referirse al asunto: «Es importante que no haya circunstancias que nos desvíen la atención de lo que es importante. Confío en tener a todos mis jugadores hasta final de temporada».