Rugby

El día D del rugby español

Una victoria de la selección hoy ante Rumanía supondría su clasificación para el Mundial y el despegue popular

Actualizado:

Tranquilidad y responsabilidad. Estas son las consignas de España de cara al decisivo choque de hoy ante Rumanía. Todos los miembros de la selección de rugby son conscientes de la importancia que tiene el triunfo, pues les otorgaría una plaza para el Mundial de Japón del año próximo; pero al mismo tiempo saben que deben afrontar el reto con la cabeza muy fría, ya que los nervios no son buenos aliados en estos casos. «Sabemos lo que nos jugamos y tenemos mucha confianza en nosotros mismos –comenta el capitán, Jaime Navas–, porque si hacemos las cosas bien podemos ganarles. Y eso pasa por no perder la calma».

Llegar a la cita de 2019 por derecho propio es una oportunidad de oro para el rugby nacional, como reconoce el vicepresidente de la Federación Española, Juanjo García. «Sería estar en la elite de este deporte y eso tendría mucha repercusión popular y económica para nosotros. Además, demostraría que todavía hay mucho camino por delante por recorrer. Sería la confirmación del trabajo que se está haciendo a todos los niveles, como los recientes campeonatos de Europa que hemos ganado en sub 20 y sub 18».

Así pues, se trata del partido más importante de la historia reciente del rugby español. Al que los hispanos llegan contentos, aunque muy tocados después de su último éxito en Rusia. «Esta semana lo principal ha sido recuperarnos de los golpes y del largo viaje en lo físico. Y luego mentalizarnos para hoy», confirma Anaya. El principal afectado por la batalla del pasado sábado fue Jonathan García, lesionado en la rodilla. Hoy será baja.

Un duro rival

Rumanía es una de las bestias negras de los leones. De hecho son los vigentes campeones de la competición y solo han perdido dos veces contra España en veintinueve enfrentamientos. Pero esto no les desanima en absoluto. «Ellos son un bloque muy bien armado y muy fuerte, pero nosotros llegamos en una posición excelente, porque dependemos de nosotros mismos. Lo vamos a dar todo», recalca Nava.

Eso es lo que querrán ver los miles de espectadores que acudirán hoy al Central madrileño. Además, podrán ser partícipes de otra marca histórica: la de formar parte del partido de la selección más visto (el récord fue ante Tonga, en 2016, al que acudieron 12.000 personas). Desde la Federación recomiendan a los aficionados que acudan en transporte público, que accedan al estadio con una hora de antelación y que lleven prendas rojas como signo de apoyo al XV del León.