Rosa Romero
Rosa Romero - Himoinsa team
Dakar

Rosa Romero abandona el Dakar por una peligrosa herida

La piloto sufrió un accidente y el manillar le produjo un corte en la ingle, cerca de la vena femoral, por la que le han recomendado no volver a tomar la salida

Actualizado:

Es una de las ediciones más complicadas del Dakar. Ha habido muchos abandonos, al que hay que sumar el de Rosa Romero, que tuvo ayer un accidente y por recomendación médica prefirió no tomar la salida en la siguiente etapa.

Al inicio de la segunda parte de la espeial, Romero chocó con una piedra que le provocó una fuerte caída. Una de las partes metálicas del manillar le produjo un corte profundo en una pierna, cerca de la ingle, muy cerca de la vena femoral. A pesar de reponerse y continuar hasta la meta, notó que la herida sangraba conforme avanzaba kilómetros.

Después de casi nueve horas apareció en el vivac con el asiento lleno de sangre y su herida necesitó ocho puntos de sutura. No obstante, la piloto pasó bien la noche y se levantó con la intención de tomar la salida. Pero la revisión médica ha recomendado no continuar en el Dakar por peligro de que empeore.

Así lo cuenta lo sucedido: «Apenas quedaban dos horas de luz y me faltaban más de 140 kilómetros para llegar a meta. Sabía que estaba dentro de una zona muy complicada y no quería que se me hiciera de noche. Pero en un cruce de un río, justo al principio de la segunda especial, todo estaba lleno de roderas y aparté la vista un momento de la pista para verificar el roadbook y asegurarme que iba bien. En ese momento he golpeado una piedra que me ha hecho volar por los aires. En el golpe me quedé un poco aturdida. Al recuperarme, vi que tenía todo el pantalón roto y que me dolía mucho el aductor de la pierna izquierda.

Pero me subí en la moto porque quería llegar a meta. Lo que pasa es que a medida que iba avanzando notaba como la sangre me bajaba por la pierna. Llegué a pensar en que debería pedir asistencia médica, pero no quería detenerme, quería llegar hasta el final o hasta que mi cuerpo aguantase. Y lo conseguí, terminé la etapa. Pero cuando vimos la herida en el campamento estaba claro que no iba a ser fácil que me dejaran seguir. Es una pena, me da muchísima rabia porque estaba aguantando el pulso a este Dakar tan difícil y bonito y estaba segura de que iba a poder llegar a Córdoba».