GOLF

Nuria Iturrioz, la española que se crece con la lluvia

La golfista balear, que venció en Marruecos bajo un aguacero, manda ahora en la tormenta de Australia

MadridActualizado:

Los humanos tenemos gustos y costumbres diversas, por eso hay quienes se desenvuelven mejor en unas situaciones que en otras. Así, en el mundo del deporte, dependiendo del lugar de nacimiento de los protagonistas, es lógico suponer que los atletas africanos rendirán mejor en días de mucho calor y los nórdicos en los de frío. Sin embargo, no deja de sorprender que alguien que procede de un paraíso del turismo playero, como las islas Baleares, logre sus mejores actuaciones cuando se abren los cielos y descargan las peores tomentas.

Es el caso de Nuria Iturrioz, una joven golfista mallorquina que bajo la lluvia se desenvuelve como un pez en el agua, nunca mejor dicho. En su primer año como profesional (2016) se impuso en el torneo de Marruecos con seis golpes de ventaja sobre la inglesa Florentina Parker, pero lo más meritorio es que su mejor tarjeta (65) la logró precisamente en la última vuelta, cuando más fuerte caía la lluvia. «Ni sabía que estaba jarreando -explicó entonces- pues estaba tan concetrada en mi juego que solo pensaba en seguir haciendo birdies sin parar».

Después de un par de años de adaptación a la dura vida del Circuito Europeo, la de Son Servera decidió dar una vuelta de tuerca más a su preparación y decidió cambiar su swing. «He pasado un invierno muy duro practicando a tope y parece que ahora estamos recogiendo los frutos a ese esfuerzo», reconoció ayer después de firmar su segunda vuelta consecutiva sin firmar ningún bogey en el Australian Ladies, que se celebra en Bonville. Eso se ha debido, en gran parte, a que el vuelo de bola que ahora despliega es mucho más bajo, lo que la ha beneficiado en las condiciones de humedad y viento que está viviendo en el recorrido oceánico. «Con mi nuevo swing no levanto tanto la bola y con tanto aire eso me beneficia; de hecho, he anotado tres o cuatro birdies cuando más fuerte soplaba», aseguró.

Como sucedió en su primera victoria, ahora encabeza la tabla con comodidad (tiene cuatro golpes sobre la local Doey Choi) y plenamente confiada de cara al fin de semana. «Estoy encantada, me encuentro súper cómoda y muy contenta con mi actuación. Me encanta sentir esta sensación de nuevo, verme con opciones, rodeada de cámaras y con todos los ojos puestos en mi», comentó divertida. Aunque, eso sí, eso no significa que se vaya a poner nerviosa en absoluto. «De eso nada, me voy a dar el capricho de tomar un arroz dulce de mango y mañana seguiremos en la misma linea. A ver si en los 36 hoyos que quedan rematamos la faena».