Polideportivo

Los diez desafíos del deporte español en 2019

La final del Wanda, un año sin dolor para Nadal, la posible despedida de Pau Gasol o el primer año sin Alonso en la F1, los retos

Actualizado:

Han pasado lo mejores días de la edad de oro del deporte español, la década prodigiosa que alumbraron Nadal, Gasol, Alonso..., y nuestro país sigue exportando ilusión, un rumbo reconocible y solvencia para competir en cualquier disciplina. A los genios les ha sustituido un movimiento, la consolidación del deporte femenino como referente de la evolución cultural y social que se ha plasmado en éxito en las canchas, las pistas y los estadios. En 2019, año impar sin Juegos Olímpicos o Mundial de fútbol, los retos del deporte español abarcan un amplio hemisferio.

EL CUERPO DE NADAL. «Las lesiones y el dolor cansan». A la punta del iceberg del deporte español le atormentan de siempre los achaques, múltiples dolencias que se han instalado en su organismo y han mermado el rendimiento de un jugador que le exige muchísimo a su físico. A Rafa Nadal (32 años) le ha dolido todo: los ligamentos de la rodilla, el tendón rotuliano, la muñeca, el cuádriceps, la espalda, el pie... Ha tenido sobrecargas por estrés y hasta una operación de apendicitis. Por eso su decimosexta campaña en el tenis llega marcada por las precauciones. «Hay que cuidar el cuerpo», dice durante el inicio de curso. De él se puede esperar cualquier cosa porque ya demostró hace tiempo que es infinito: otro título en Roland Garros (lleva 11), Wimbledon (2), Australia (1) o Estados Unidos (3), recuperar el número uno ahora en posesión de Djokovic o ganar la Copa Davis de la nueva era Piqué, la primera con formato unificado y sede en la Caja Mágica de Madrid (a finales de noviembre). Pero, sobre todo, competir sin lesiones.

MARC MÁRQUEZ ES MÁS. En el país de los pilotos, de apellidos emblemáticos que reforzaron el vínculo con las motos, Marc Márquez es algo más. Es el clon de Ángel Nieto reencarnado cuarenta años después, pues nadie puede con este ilerdense que ha destrozado todos los récords de precocidad. Con 25 años ya levanta cinco títulos de MotoGP y en el límite de sus aspiraciones solo asoma su motivación y la capacidad para reinventarse después de ganar todo durante tantos años. En su equipo tendrá un aliciente, Jorge Lorenzo tripulando la misma Honda, buen termómetro para medir su entusiasmo competitivo. Ya ni siquiera Valentino Rossi (39 años), el ídolo destronado, parece un adversario a su nivel.

CHAMPIONS EN EL WANDA. La cita del curso podría consignarse para el 1 de junio, si así lo quieren los designios astrales y el nivel futbolístico de los españoles en la Champions League. Siguen tres en los octavos de final rumbo a ese partido de cierre en el Wanda Metropolitano, el estadio más moderno de España, cinco estrellas para la UEFA, y hogar del Atlético. Al Wanda aspira el Real Madrid titubeante que siempre asoma y muerde en la Liga de Campeones, los tres últimos títulos consecutivos, cuatro de los cinco últimos, siempre infalible en las finales de la Copa de Europa. La bola extra este año es ganar el decimocuarto trofeo en la casa de Simeone, la bestia parda de los blancos. El Atlético tiene enfrente a Cristiano en octavos y a la maldición bíblica que lo azota en esta competición que nunca ha ganado. En la atmósfera rojiblanca se habla demasiado de la final en el Wanda, obsesión y anhelo al tiempo. Quedan el Barça y Messi, siempre amenazantes sobre todo cuando el argentino está, como ahora, de dulce.

MIREIA BUSCA OROS. Julio es el mes de Mireia Belmonte en 2019. En la ciudad coreana de Gwangjiu se celebra el Mundial de natación (del 12 al 28 de julio) y la catalana de 28 años huele la presa con la autoridad que le confiere su pasado esplendoroso como walkiria multidisciplinar. Oro olímpico en Río de Janeiro, múltiple campeona mundial y europea, mejor nadadora española de la historia, palmarés sembrado de medallas y títulos, Mireia está en la franja de madurez para extraer lo mejor de su técnica y ambición en cualquiera de las seis pruebas en las que compite asiduamente, si bien su debilidad son los 200 mariposa, los 800 libres y los 400 estilos.

EL NICHO DEL BÁDMINTON. En año preolímpico, a Carolina Marín le seduce cualquier éxito, aunque sobre todo, el Mundial que se disputará en Basilea (19 al 25 de agosto) y en el que la pléyade de jugadoras asiáticas medirán la talla de la única europea capaz de desbrozar su dominio. Hace tiempo que en España se habla de un deporte hasta hace nada medio desconocido, el bádminton, y Carolina Marín es la responsable de esta conquista. La onubense que un día eligió este deporte y no el flamenco ya tiene tres mundiales, cuatro europeos y un oro en los Juegos de Río.

VALVERDE LUCE ARCOÍRIS. En el calendario de las bicicletas nadie luce más que Alejandro Valverde, 38 años y campeón del mundo, inquilino de la prenda más hermosa del ciclismo, el maillot arcoíris. Valverde lo mostrará en el Giro de Italia y en la Vuelta a España, lo defenderá en el Mundial de Yorkshire (29 de septiembre) y lo enseñará por primera vez en el Tour de Flandes, cita emblemática del ciclismo casi clandestina en España, puesto que ningún ibérico la ganó. El veterano Valverde, cuyo palmarés es el más repleto de victorias de cualquier ciclista español en cualquier época y que aspira a llegar a los 40 años en plenitud física y de motivación, merece la purpurina del titular por encima de los que son solo aspirantes o esperanzas. Enric Mas (23 años), el heredero designado por Alberto Contador para las grandes vueltas, debutará en el Tour con un equipo de clasicómanos, el Deceuninck–Quick-Step. Otro joven con expectativas es Marc Soler (25 años), vencedor de la última París-Niza y que correrá el Tour a la sombra de los teóricos jefes Nairo Quintana y Mikel Landa. El tiempo pasa para Landa (29 años) y sus oportunidades de hacer algo grande en el ciclismo se acaban.

UN GRANDE PARA RAHM. En el exclusivo circuito del golf, el deporte que más copiosos premios reparte entre sus practicantes, Sergio García (38 años), al que todavía llaman el «niño» los nostálgicos, se quitó varios veranos de encima cuando en 2017 capturó su mayor trofeo: la chaqueta verde del Masters de Augusta. García, que acumula más de 50 millones solo en premios, publicidad y contratos al margen, solo ha triunfado en ese grande (no lo hizo en el US Open, el Open Británico o el PGA) en 23 temporadas de profesión, lo que demuestra que ganar no es tarea fácil para nadie. La extensa tradición de golf en España inaugurada por Severiano Ballesteros ha deparado un nuevo fenómeno. Es Jon Rahm, vizcaíno de 24 años, al que cualquiera de los cuatro grandes le vale para saciar una ambición que pega fuerte en los campos de golf.

LA MAGIA DEL BASKET. Al margen de las raciones diarias de Doncic, Lebron o Warriors en la NBA, el baloncesto congrega un par de citas estelares en 2019. En primer término, la Final Four que se jugará en Vitoria (17 al 19 de mayo) según el exitoso formato ideado hace varias décadas. Capital simbólica del baloncesto con su antiguo TAU y siempre Baskonia como eje de la ilusión de una comarca, Vitoria sueña con su equipo en la final del Buesa Arena. Al mismo evento aspiran el Real Madrid, actual campeón de la competición, y el Barcelona, ausente desde 2014. La otra fecha es el Mundial masculino en China (del 31 de agosto al 15 de septiembre), en el que se puede dar carpetazo con broche de oro a la mejor generación de la historia, liderada por Pau Gasol, quien aún se motiva a los 38 años con el grupo de amigos de la selección.

PRIMER AÑO SIN ALONSO. Aunque ha pasado inadvertido en los últimos cuatro años por el desastre competitivo en McLaren, será ahora cuando empiece a calibrarse la tremenda fuerza de Fernando Alonso como pionero en la Fórmula 1. 2019 será el primer campeonato sin el deportista que montó a un país en su coche para llevarlo a cotas inimaginables de popularidad. Alonso se ha retirado de la Fórmula 1 con intención de regresar a nada que el McLaren –donde seguirá como asesor y piloto probador– muestre una mínima opción de luchar por los triunfos. Entre tanto, el asturiano aspira a convertirse en el piloto total y a ganar las 500 Millas de Indianápolis (25 de mayo). En la Fórmula 1 y en el McLaren queda Carlos Sainz (24 años), animoso embajador al que cualquier comparación con Alonso siempre le va a perjudicar.

ATLETISMO EN QATAR. Doha acoge el Mundial de atletismo en fechas inusuales (del 27 de septiembre al 6 de octubre) para esquivar el terrible calor veraniego del desierto y como prueba para la cita que viene, el controvertido Mundial de fútbol de 2022 que se jugará en invierno. Ya sin el dios Usain Bolt, el atletismo busca un nuevo tótem, y los españoles, una oportunidad para la nueva camada que asoma en el horizonte. Despunta por marcas e impacto el velocista Bruno Hortelano, recuperado del accidente aunque aún sin el fulgor de antaño. El relevo 4x400 y la incombustible marcha son las pruebas más estimulantes en el sector masculino, si bien son las chicas jóvenes las que más ilusión despiertan: la campeona europea de marcha María Pérez, la saltadora Ana Peleteiro y María Vicente en heptalón.