El campeón de kickboxing Frank Muñoz denuncia un trato racista en el aeropuerto de Ámsterdam

El luchador español esperaba a su pareja en la zona de llegadas cuando fue avasallado por varios trabajadores para que abandonara el recinto

ABC
Actualizado:

En una sociedad cada vez más globalizada, llama la atención que todavía persistan actitudes tan reprochables como son las racistas. Por desgracia, sigue habiendo ciertas personas que han de vivir estas situaciones en su día a día. En la mayoría de las ocasiones estos actos no trascienden del ámbito personal de cada individuo, pero el caso que nos atañe va camino de hacerse viral debido a la proyección mediática de quien lo ha sufrido.

El luchador español de kickboxing y muay thai Frank Muñoz, residente en Holanda, ha denunciado un trato racista por parte de algunos trabajadores del aeropuerto de Ámsterdam. El campeón de 35 años ha querido enviar un mensaje en sus redes sociales para tratar de que se investigue el caso en el que considera que fue «humillado».

Los hechos ocurrieron cuando Muñoz estaba esperando a su pareja en la sala de llegadas del recinto y fue avasallado por varios trabajadores que le estuvieron cuestionando acerca de qué hacía allí. «Quiero denunciar un lamentable incidente racista discriminatorio con esta oficial de seguridad, esta mujer que trabaja en el aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam. Cualquier información sobre su identidad o nombre es bienvenida», comienza diciendo el español.

Muñoz explica que alrededor de las 2 de la madrugada del 26 de abril, mientras esperaba a su novia, se le acercó una oficial «con actitud agresiva» y le «ordenó» que se marchara del aeropuerto inmediatamente. «Pensé que en primer lugar que era un error, así que respondí que estaba esperando a que llegara mi novia de un vuelo desde España. Es bueno tener en cuenta que la sala de llegadas estaba llena de personas que esperaban a sus familiares o amigos, y ella solo vino a mí, da la casualidad que yo era la única persona de piel negra alli esperando», continúa en su narración.

«Cuando respondí, a ella no le importó lo que estaba diciendo y me ordenó que me fuera inmediatamente del aeropuerto sin ninguna razón. Luego agarré mi teléfono móvil y comencé a grabar en video la increíble escena. La mujer oficial me amenazó "con quitarme el teléfono si seguía grabando". Aparte de más amenazas, otros agentes vinieron y me dijeron que el aeropuerto estaba cerrado, así que debería irme». Yo totalmente sorprendido les dije que si estaba cerrado solo para mí, porque todo el mundo estaba esperando y solo querían que me fuera yo del aeropuerto», explica el deportista.

Muñoz explica que la mujer llamó a la Policía pese a explicarles que estaba esperando a su pareja en repetidas ocasiones. «Vinieron con armas de fuego hacia mí. La situación realmente me asustó y comenzó a ser peligrosa para mi integridad física y la humillación que estaba siendo sometido». El español asegura que tuvo que demostrar ante los agentes que estaba esperando realmente a su novia. «Fueron a buscar en mis mensajes privados de teléfono móvil donde leyeron mis conversaciones con mi novia, luego me pidieron el número de vuelo de mi novia y mi pasaporte. Vieron que todo estaba bien, así que me dejaron ir, la mujer oficial todavía estaba allí. Yo esperaba sus disculpas por la horrible situación que me provocó, todo lo contrario se fue y me dijo: "Vete a la mierda cuando salí del aeropuerto con mi novia"», termina el relato.

Por todo ello, Muñoz denuncia que «esta oficial debe ser despedida y procesada ya que su actitud discriminatoria y racista es inaceptable y debe abordarse en consecuencia. He estado esperando hasta ahora, y he contactado con el aeropuerto de Schiphol para informar sobre el incidente, solo dijeron que están "en trámites de ver qué paso", así que por favor, cualquier sugerencia o nombre para saber quién es esta mujer es bienvenida», finaliza su escrito.