El sevillano en la Maestranza
El sevillano en la Maestranza - RAÚL DOBLADO
Patrocinado porPlaza 1
TOROS

Paco Lama de Góngora: «He vuelto de México sabiendo lo que quiero y queriendo lo que sé»

El sevillano se sincera sobre sus dos años en América y habla de su regreso a la Maestranza

SEVILLAActualizado:

En noviembre de 2015 se fue a México «solo» para buscar fortuna. Un nuevo Lama de Góngora (Sevilla, 1992) ha regresado a su tierra para cumplir el sueño de estar anunciado en la Maestranza: el 11 de abril con Javier Jiménez y Pablo Aguado con Torrestrella.

«Estar fuera de casa hace que te cambie mucho la forma de pensar y el enfoque como torero y como persona. He vuelto más maduro y cambiado, con los sueños reforzados y sabiendo lo que quiero y queriendo lo que sé». Se fue de Sevilla tras tomar la alternativa. «La decisión no fue fácil. Terminé en San Miguel y me dejaron mis apoderados; me encontré en una situación económica nula, parte de mi cuadrilla me dejó y problemas personales me hicieron caer en una depresión muy fuerte. Decidí ir a México a través de unos amigos: Juan Ignacio Ávila y Manuel Díaz Pizarro. No era fácil irme a un país del que solo conocía por videos y películas o por lo que había leído de Manolete, Juan Belmonte Manzanares o Enrique Ponce que han sido tan aclamados allí».

Y México le devolvió la ilusión. «La vida se me antojaba fácil pero el choque de realidad fue fuerte. Es un país al que hay que entregarle mucho cariño para que te lo devuelva. Me resultó difícil pero me reforzó la personalidad hizo que me conociera a mí mismo. Y a mi toreo aprendiendo otra tauromaquia distinta, con la base española».

En dos años ha toreado cuarentena corridas de toros. «Nunca se sabe como acaba la temporada sólo cómo empieza aunque está claro que aquí es difícil estar en las grandes ferias. Allí tampoco fue fácil, toreé mi primera corrida en febrero de 2016 y tuve la suerte de cortarle un rabo a un toro de Paco Cordera. Varios empresarios me vieron y me dieron chance en más ferias».

«Me enamoré del país y de la Fiesta. Creo que me he hecho un cartel y un nombre pero tenía que regresar a España»
Su etapa en México

Vuelve a España de la mano de un nuevo apoderado, ¿es lo que le animó a regresar? «Mi etapa de quedarme tanto tiempo ya había acabado. Me enamoré del país y de la Fiesta y creo que me he hecho un cartel y un nombre pero de matador solo he toreado dos en España. Tenía que regresar. Qué mejor que venir acompañado de un apoderado en el que confío. Hacemos buen equipo».Tras volver consigue entrar en Sevilla. «Me encanta el cartel. Se podría decir que es una reaparición y en la plaza de mi sueños que me ha visto creer como torero. Sueño con Sevilla a diario por las cosas me han pasado toreando aquí y porque siento mucho a la Maestranza y a la afición sevillana. Tiene un doble significado especial». Asegura que no le pesó abrir la Puerta del Príncipe como novillero sin caballos. «Un triunfo no pesa y nadie lo rechazaría pero sí era muy niño y quizá no fui capaz de asimilar lo que se me venía encima. Me siento muy orgulloso aunque está olvidado. Ahora sé que soy capaz de abrirla como torero».

¿Qué va a ver el aficionado del nuevo Lama de Góngora? «No me atrevo a decir qué pero sí que será un Lama de Gongora renovado, con una entrega total y absoluta». Su temporada empieza el 11 de abril. «Antes de Sevilla no tenemos nada pero después vamos a tener un año bonito, entre América y Europa. Vamos a torear en Francia y Portugal. A final de temporada me quedaré en México porque lo echo de menos. Sería un síntoma de que tenemos una temporada con muchas tardes».