El joven torero en uno de los festejos de la pasada temporada
El joven torero en uno de los festejos de la pasada temporada - PHILIPPE LATOUR
ENTREVISTA

Tomás Campos: «Mi camino ahora es el correcto, es con el que me identifico»

El diestro extremeño habla de sus proyectos e ilusiones para la temporada de 2018

Actualizado:

Tomás Campos (Llerena, 1992) es uno de esos jóvenes toreros que tiene el toreo en la cabeza y en las muñecas. Tuvo una brillante etapa de novillero. Ganó los certámenes de Málaga, El Puerto y Canal Sur. En Sevilla, sin caballos cortó una oreja y dio una vuelta al ruedo. Con caballos en la del Conde de la Maza dio otras dos. Tras la alternativa en Badajoz en 2014, llegó el parón.

«Han pasado cuatro años y como le ha ocurrido a otros muchos compañeros tras una etapa muy positiva de novillero, con triunfos en las plazas de Andalucía y Extremadura tomas la alternativa y es como un volver a empezar. Si no estás rodeado de la gente que te pueda seguir manteniendo en el circuito es así. Poco a poco tienes que ir ganándote los contratos». A pesar de ello, el extremeño asegura que «en lo poco que he tenido me han ido saliendo las cosas y cara a esta temporada se me han puesto las cosas mejor de lo que estaban».

El diestro habla de su situación pero a la vez reflexiona sobre cómo está la tauromaquia. «Si tu carrera no está dirigida por ningún empresario hay poca paciencia cuando no hay beneficio a corto plazo. Así está la sociedad y lo rápido que va todo. Lo que has hecho en etapas anteriores no sirve de nada».

Aunque reconoce que no solo se trata de poca paciencia sino de falta de oportunidades. «Es así pero más que quejarse hay que mentalizarse en las circunstancias que tiene cada uno. Hay que convivir con ello. Si uno tiene fe y cree de verdad en lo que es capaz de hacer, volverá otra vez a conseguirlo y a posicionarse donde quiere».

En este tiempo de matador, estuvo ligado a Manolo Cortés, que le marcó de manera intensa. «Por desgracia perdimos al maestro demasiado rápido y pudimos disfrutar poco, mucho menos de lo que me hubiera gustado porque en ese tiempo me aportó y me hizo ver el toreo de otra manera, me enseñó a sentirlo más intensamente, vivir la Fiesta y el toro de manera más profunda».

¿Le veremos en la Maestranza? Le gustaría pero a día de hoy piensa que es difícil. «Me encantaría aunque lo veo complicado aunque es verdad que en el toreo uno a veces no sabe nada. Igual cambian los pensamientos del empresario y de la gente que gestiona Sevilla y ven más allá para darle oportunidades a los toreros que, cuando nos la han dado, hemos sido capaces de aprovecharla. Creo que debemos tener nuestra recompensa».

En Francia y en el norte de España es donde Tomás Campos ha toreado. «Las circunstancias me llevaron hace tres años a vivir a Arnedo por mi amistad con Diego Urdiales y encontré lo que estaba buscando. Ahí sigo y a las pruebas me remito, que todo está empezando a salir bien y los esfuerzos están teniendo su recompensa». Como buen extremeño, añora Extremadura. «Soy muy de mi tierra y la echo de menos pero nuestra vida es esta. Los toreros tenemos que viajar bastante y es raro el mes que no baje al menos un par de veces y me mato el mono».

En 2017 toreó cinco corridas de toros y dos festivales en los que salió a hombros en todos. «Cada día hubo algo artístico que es lo que ha llevado a que todo tenga una repercusión mayor. Con embestidas diferentes y con ganaderías totalmente distintas he sido capaz de llevar a cabo mi toreo algo que no es fácil de hacer de forma tan regular. Me ha dado una confianza para crecer y para seguir buscando mi forma de expresar el toreo».

Este tiempo le ha servido para madurar. «Parar y que todo vaya más lento te hace pensar, razonar el porqué de las cosas y ver cuál es tu camino para seguir creciendo y, como artista, expresarte en tu máxima plenitud. Mi camino ahora mismo es el correcto, es con el que me identifico y con el que soy capaz de decir más».

Espera comenzar la campaña 2018 en marzo. Hasta entonces le queda mucho campo y entrenamiento por delante. «Desde que terminó la temporada he tentando bastante, quizás más que el año pasado en todo el invierno. Es una señal de que se empieza a valorar lo que uno hace y ayuda a estar más ilusionado». El relevo tiene que producirse en el escalafón y a Tomás Campos le gustaría estar en el grupo de elegidos. «Es mi objetivo, poder mostrarme como torero y hacer feliz a los aficionados con mi manera de torear», sentencia.