Capote de paseo de Oliva Soto con la imagen del señor de la Salud de Los Gitanos
Capote de paseo de Oliva Soto con la imagen del señor de la Salud de Los Gitanos - ABC
Patrocinado porPlaza 1
LA FIESTA NACIONAL

La Pasión de los toreros con la Semana Santa de Sevilla

Los diestros sevillanos nos hablan de su relación con las hermandades y de cómo viven la Semana Mayor hispalense

Actualizado:

Morante de la Puebla tiene su papeleta de sitio para salir de nazareno el Miércoles Santo en el Baratillo. El cigarrero salió de costalero en la Virgen de los Dolores de La Puebla en 1999, el año que abrió la Puerta del Príncipe, pero una lesión en las vértebras lo alejó del costal.

No es el único torero vinculado a las cofradías de Sevilla. La del Baratillo y San Bernardo son las hermandades toreras por excelencia. Manolo Vázquez fue hermano mayor y ahora su nieto Manolo Vázquez, sale de nazareno. En el Gran Poder lo hace con su hermano y su padre, que porta el relicario del Beato Diego de Cádiz que ya llevaron su abuelo y su bisabuelo Andrés Gago.

«Con mucha intensidad, ilusión y responsabilidad» vive la de este año Dávila Miura, que estrena cargo de consiliario en la Macarena. Eduardo es nazareno de la Esperanza, donde salió de penitente y de cirial en el palio hasta que quiso ser torero. En la Borriquita fue costalero con Luis León que «me quitó del palo para no estropearme la espalda» y ahora sus hijos son nazarenos. También es hermano del Amor, aunque ya no sale, y de San Bernardo. Suyos son los machos de torero que lleva en los respiraderos la Virgen del Refugio.

El Baratillo, San Bernardo y La Macarena son las hermandades con más vinculación taurina

Quien siente una devoción especial por la Macarena, al igual que toda su familia es Rafael Serna, que viste la túnica desde que era un niño. También en la Madrugá, Paquirri es costalero del Cristo de las Tres Caídas de Triana. Cofrade en la distancia, de la Macarena y del Baratillo, se declara Esaú Fernández, que empezó de acólito y nazareno en Camas, en la Humillación y en el Gran Poder donde fue costalero y del Soberano Poder.

Desde 1992, cuando empezó en la escuela taurina, el Jueves Santo se pone la túnica de la Vera Cruz de Dos Hermanas, Antonio Nazaré. De la misma hermandad, en Gerena, es Manuel Escribano que disfruta con las sensaciones pero huye «de bullas y esperas».

Borja y Javier Jiménez no son muy cofrades pero salieron en la Borriquita y no se pierden San Bernardo, donde se bautizaron. Javier, devoto de la Virgen de la Paz, recuerda la levantá de la Virgen del Refugio que le dedicó el capataz Antonio Villanueva el año de su alternativa. Este Lunes Santo, Pablo Aguado hará estación con Las Penas de San Vicente, a la que está muy unido. Su abuelo y su tío fueron hermanos mayores y su padre, fallecido hace unos días, era un gran devoto.

Así es la Pasión de los toreros, no solo sevillanos. Sebastián Castella es penitente en la Estrella. Y me cuentan que Aníbal Ruiz fue costalero del Valle.