El diestro de Espartinas confía en comenzar un nuevo proyecto que le ilusione
El diestro de Espartinas confía en comenzar un nuevo proyecto que le ilusione - Juan José Úbeda
Entrevista

Javier Jiménez: «Hay que seguir sumando, no te puedes quedar en el pasado»

El sevillano se sincera sobre una temporada difícil, la ruptura con su apoderado y los planes para el 2019

Actualizado:

Para Javier Jiménez (Espartinas, 1990), la de 2018 no ha sido su mejor temporada. Sin puntuar en su paso por la Feria de Abril, el sevillano ha sumado cuatro festejo, tres menos que en 2017, año en el que se lo jugó todo en las plazas de primera categoría. Al finalizar la campaña, anunció su ruptura con José Luis Peralta, apoderado, mentor y amigo, desde sus comienzos de novillero. Tras cinco años compartiendo un proyecto se abren nuevos caminos para al torero de Espartinas.

El 2018 ha sido complicado para los toreros de Sevilla ¿Cómo ha sido el de Javier Jiménez?

Ha sido un año complicado porque he toreado menos de lo que he estado acostumbrado. De esta forma se hace un poquito largo el verano. Han sido cuatro festejos y un par de festivales.

En los últimos años ha estado en las plazas de primera ¿no puntuar implica no estar en los carteles?

Así es, todos los años me he jugado mi temporada literalmente de esa forma. Muchos años que he estado en Madrid ha sido después de saber qué pasaba con mi actuación en la Maestranza. La forma de entender mi carrera ha sido esa. Al llevarme un apoderado independiente, como José Luis Peralta, la forma era jugármelo de esa manera. He tenido suerte de que las cosas han salido bien y he ido rodando. Puede que no todos los festejos que me hubieran gustado pero sí más que en 2018. Como no he tenido suerte en Sevilla y en Madrid ha costado todavía más.

Entonces no es suficiente con cortar orejas. ¿Qué más hace falta?

Hay que valorar que no es tan fácil cortar orejas en esas plazas. Yo estaba acostumbrado a cortarlas por eso creo que hay que darle más importancia, tanto los toreros como los que están alrededor. Hoy en día un trofeo te vale interiormente pero poco más. Me enfadaba mucho por quedarme con un solo trofeo aunque te ayudara a estar en las plazas al año siguiente. Hasta que llegó mi triunfo en Madrid en 2016, que fue el lanzamiento.

Dicen que torear cinco es como 15 o 20 de antes ¿Está de acuerdo?

Eso te cuentan aunque realmente creo que quien de verdad llega a una plaza y pega un arreón fuerte... luego hay corridas de toros. Hay menos festejos, no es un tema para obviarlo, pero hay oportunidades. Eso es parte y lo bonito del toreo. Uno llega un día a una plaza, demuestra que está preparado y si corta las orejas se te abren muchas puertas.

En su caso ¿cómo valora su rendimiento de este año?

La preparación ha sido la misma. Soy un torero un poco pesado entrenando, a veces más de la cuenta. Hay veces que uno, no es que se despiste, pero tiene algo dentro que no lo deja expresarse como quisiera. Este año quizás me haya pasado. Llevo un año y medio que me ha costado más la mentalización.

El toreo no permite ningún fallo ¿Hay que estar siempre al máximo?

Puedes estar bien físicamente pero si la cabeza no está bien o tienes circunstancias personales que te afectan, lo notas. Los toreros somos personas y a mi me ha tocado vivirlo en este año, aunque ya lo he superado.

Su ruptura con su apoderado causó sorpresa, ¿qué la ha motivado?

Seguimos siendo amigos. Profesionalmente hay etapas y los dos sabíamos que se había cumplido ese ciclo. No hemos tenido ningún problema sino que en mi situación era muy difícil seguir. Hablamos y decidimos que lo mejor era relanzar mi carrera de otra manera. José Luis me ha entregado parte de su vida y ha dejado tiempo de estar con sus hijos para estar conmigo. No puedo reprocharle nada, al contrario.

¿Por dónde irá su camino ahora?

De momento estoy esperando. Hay que llamar a distintas puertas y escuchar las propuestas pero no tengo nada decidido.

Tendrá que decidir para comenzar el 2019 con paso firme.

Me gustaría tener algo cerrado porque uno puede ser un fenómeno toreando pero necesita tener un apoderado. Tampoco me agobia en exceso no quiero tomar una decisión a la ligera. Queda tiempo para que empiece la temporada y tomar una decisión acertada.

Sé que entrar en Sevilla es difícil pero a veces hay que mirar el currículum

Ha estado tentado en Las Azores ¿Cómo ha sido la experiencia?

Hace dos años me llamaron pero no pude ir por culpa de una conada. He ido con mi hermano Borja y ha sido una experiencia maravillosa. En tres días hemos estado tentando desde la mañana a la noche y hemos participado en tentaderos públicos donde la gente llena. Siendo una isla tan pequeña hay 22 ganaderías, cuatro de lidia y 18 de cuerda. Fuimos haciendo tentaderos en distintas plazas y los ganaderos y la Comisión nos han tratado de lujo.

Se echan de menos iniciativas como estas en España, ¿no?

Sí, por supuesto, ya que lo que hacen es fomentar la afición y aquí hace mucha falta en estos momentos.

¿Qué se plantea para 2019?

Lo primero es buscar apoderado. Este año no ha sido el mejor y no me gusta creerme nada pero he hecho cosas en el toreo como para tener que tirarme al primero que venga.Sé que entrar en Sevilla es difícil pero a veces hay que mirar el currículum.

Quizá ese se el problema, que la mayoría de las veces no se mira...

Sí, sí, lo sé. Hay que seguir sumando y haciendo cosas, no te puedes quedar anclado en el pasado aunque me siento muy orgulloso de lo que he hecho.

¿Tiene planes en América?

No, me quedo aquí en España para seguir con los entrenamientos, con la temporada y hacer la vida de torero que siempre he hecho.