Roca Rey
Roca Rey - Efe

Roca Rey comienza a caminar tras su cornada en Pamplona

La evolución de Pirri también es favorable y ya tolera la ingesta de alimentos sólidos y líquidos

PAMPLONAActualizado:

El banderillero Pablo Saugar «Pirri» y el matador de toros Roca Rey, los dos heridos de más consideración en las corridas de estos Sanfermines, evolucionan satisfactoriamente de sus percances, tanto que han comenzado, respectivamente, a ingerir alimentos y a caminar.

El estado de Saugar, que el pasado domingo sufrió graves daños intestinales por la cornada de un toro de Puerto de San Lorenzo y fue sometido a dos intervenciones, ha sido valorado nuevamente hoy por el doctor Ángel Hidalgo, cirujano jefe de la enfermería de la plaza de Pamplona, quien ha confirmado su evolución favorable y la tolerancia a la ingesta oral de líquidos y sólidos.

Además, un nuevo estudio radiológico de la zona lumbar de su columna vertebral, ha revelado que el banderillero no sufre lesiones asociadas al grave percance sufrido sobre el ruedo pamplonés.

Por su parte, el torero peruano Andrés Roca Rey, que podría ser dado de alta en el espacio de uno o dos días, según los doctores, permanece sin fiebre y ha comenzado ya a caminar sin problemas, "aunque con las molestias lógicas en relación con el tipo de lesión".

Roca Rey fue cogido al entrar a matar al último toro de la corrida del pasado martes, que le infirió una cornada en la parte interna del muslo izquierdo con dos trayectorias de 10 centímetros cada una.

El diestro peruano, el único anunciado dos tardes en el abono de San Fermín, será sustituido hoy, en el penúltimo festejo de la feria, por el extremeño Ginés Marín, que ayer salió a hombros de la plaza.