Andrés Roca Rey, en Sevilla
Andrés Roca Rey, en Sevilla - Raúl Doblado

Roca Rey: «De chico veía por la tele a los mismos con los que ahora toreo»

La joven sensación peruana afronta este viernes la confirmación más esperada de San Isidro, con Castella y Talavante

ANDRÉS AMORÓS
SEVILLAActualizado:

Entre los jóvenes, ha sido la sensación, en este comienzo de temporada. Se llama Andrés Roca Rey, es peruano y sólo tiene 19 años. Quedo con él en el Altozano, a la entrada de Triana. Después de las fotos con el monumento a Juan Belmonte, nos sentamos junto al río, con una maravillosa vista como telón de fondo: la Giralda, la Plaza de los Toros, el blanco caserío. Habla con voz pausada, con el dulce acento de su tierra.

-Logra sorprender al público.

-Eso me parece muy importante: la improvisación emociona, es lo que marca que una faena sea rotunda; sin ella, puede quedarse en una faena más. Lo más importante, creo, es unir improvisación y entrega.

-¿Ve vídeos taurinos: de Ojeda, de los maestros clásicos?

-¡Claro que sí! Y voy cogiendo de cada uno lo que más me interesa. Me ha interesado especialmente lo que he podido saber de Joselito el Gallo; más que Belmonte, aunque es un genio. También me apasiona Luis Miguel: su poderío, cómo metió en el toreo al mundo que estaba fuera, su ambición...

-Ésa no le falta a usted.

-Para llegar a figura, hay que triunfar. Para triunfar, hay que emocionar al público. Y eso sólo se logra entregándose totalmente.

-¿Ha definido ya su concepto de toreo?

-Cuando alguien logra ser figura, puede ya limitarse a su concepto; antes, hay que triunfar cada tarde, con el toro que salga. Para eso, hay que usar, a la vez, la cabeza y el corazón, para evitar la monotonía.

-Cuentan algunos que ni siquiera suda.

-El sudor depende del agua que se ha bebido y el día de corrida, no conviene... En la Plaza, debes estar tranquilo, las tareas ya están hechas. Por dentro, a lo mejor el traje está empapado.

-¿No puede llegar a ser un exceso los muletazos cambiados?

-A veces, el exceso sería dar sólo derechazos, naturales y de pecho. El toreo ha ido evolucionando: hace falta, hoy, pisar otros terrenos, para suscitar nuevas emociones.

-En Sevilla sufrió un revolcón. ¿No le cogen mucho los toros?

-Creo que no. Por otro lado, es normal que te cojan, si se pisa ese terreno: a veces, es casi seguro que te van a coger pero hay que estar ahí.

-En San Isidro, confirma alternativa y torea tres tardes: ¿no es demasiado riesgo?

-Lo mismo me decían cuando debuté en Las Ventas: quizá es una locura, no era necesario... Pero, si sale bien, la gente se sorprende más. Saldré a darlo todo: eso es eguro. La vida está para apostar por lo que quieres y, luego, disfrutar con lo que has conseguido.

Roca Rey tiene claro lo que busca y cualidades para lograrlo. ¿Hasta dónde llegará?