Paseíllo en Céret
Paseíllo en Céret - Mundotoro

La plaza de toros de Céret canta la Marsellesa tras la puerta grande de Francia en el Mundial

CeretActualizado:

Nada más dar muerte Joselillo al segundo toro de Juan Luis Fraile, «la Marsellesa» estalló en la plaza de toros de Céret. Francia acababa de proclamarse vencedora del Mundial del Fútbol en la final contra Croacia:

«Vamos, hijos de la patria,/ que ha llegado el día de la gloria./ Contra nosotros se alza/ el sangriento estandarte de la tiranía/ ¿No oís rugir por las campiñas/ a esos feroces soldados?/ Pues vienen a degollar/ a nuestros hijos y a nuestras esposas».

Y, en francés, claro, retumbó el «marchemos, marchemos»: «¡A las armas, ciudadanos!/ ¡Formad vuestros batallones!/ Marchemos, marchemos,/ que una sangre impura/ empape nuestros surcos./ ¡A las armas, ciudadanos!/ ¡Formemos nuestros batallones!/ Marchemos, marchemos./ Que una sangre impura/ empape nuestros surcos».

Joselillo acaba de rematar una faena con dos tandas limpias a derechas frente a un astado que paró y al que le costó matar. Sonó un aviso, según informa «Mundotoro». Pero el sonido mayúsculo sería el himno de Francia, e escrito y compuesto el 25 de abril de 1792 por el poeta, músico y capitán de ingenieros Joseph Rouget de Lisle, destinado en el batallón «Enfants de la patrie» de Estrasburgo.

Finalmente, Octavio Chacón cortó la única oreja con un toro de vuelta al ruedo. Gómez del Pilar fue ovacionado.