Paco Ureña, con la oreja que cortó el pasado sábado en Sevilla a un toro de Victorino
Paco Ureña, con la oreja que cortó el pasado sábado en Sevilla a un toro de Victorino - Efe

Llegó la hora del mano a mano entre Urdiales y Ureña en la Goyesca de Madrid

Dos toreros del gusto de Las Ventas con toros de tres ganaderías distintas

ABC.ES
MADRIDActualizado:

Mano a mano en Las Ventas entre dos toreros del gusto de Madrid: Diego Urdiales (Arnedo, 1975) y Paco Ureña (Lorca, 1982). El riojano y el murciano se ven las caras este martes en la tradicional Goyesca del Dos de Mayo, donde se anuncian con ganado de tres hierros diferentes: Salvador Domecq (1º y 2º), José Vázquez (3º y 4º) y Victoriano del Río (5º y 6º).

Ureña, apoderado por la empresa de la Monumental venteña y cuyo objetivo era matar seis toros en solitario tras cortar dos orejas el pasado año, llega a la capital después de cuajar una buena faena en la Feria de Abril de Sevilla: logró un trofeo en la emocionante victorinada del pasado sábado. El torero de Lorca asegura que que Las Ventas es una plaza que le da vida y que constituye todo un reto para él por ser la primera plaza del mundo.

También para Urdiales este duelo será especial y de su resultado dependerá parte de su temporada. El matador de Arnedo declaró a principios de año en una entrevista con Efe, tras su ruptura con la FIT, que seguirá siendo «fiel» a la tauromaquia que ya conocen sus partidarios. «Cada día me considero mejor torero, estoy convencido de que he seguido el camino que hay que seguir, y aunque la suerte en ocasiones no ha estado conmigo, como torero, cada día me siento más lleno», aseguró.

Urdiales continúa su camino de la mano de Luis Miguel Villalpando: «Siempre ha estado a mi lado y forma parte del importante camino que estoy recorriendo. Es una persona que me respeta muchísimo y no tengo que darle muchas explicaciones porque sabe muy bien lo que quiero».

Cartel de mucho interés pese a que tendrá un importante rival frente a él: el derbi Real Madrid-Atlético de Madrid de la semifinal de la Champions. El partido, que comienza a las nueve menos cuarto, se solapa con este tradicional festejo (empieza a las seis y media), motivo por el que Plaza 1 (Simón Casas-Nautalia) solicitó a la Comunidad de Madrid adelantar sesenta minutos la corrida. Pero la Comunidad se lo denegó... Llegó la hora del mano a mano: a las 18,30, claro.