Francisco Rivera Ordóñez, Paquirri, fue cogido por el cuarto toro de la tarde durante la corrida de la Feria de San Lorenzo de Huesca, «Freidor», un astado de Albarreal de 455 kilos marcado con el número 37 - Foto: efe / Vídeo: ATLAS

Francisco Rivera Ordóñez, Paquirri, se encuentra «estable» dentro de la gravedad

El diestro ha pasado la noche en la UCI del hospital oscense de San Jorge. «Su vida no ha corrido peligro en ningún momento», dice su cirujano

Actualizado:

El matador de toros Francisco Rivera Ordóñez, Paquirri, ha pasado la noche en la UCI del hospital San Jorge de Huesca y se encuentra «estable» dentro del pronóstico de «muy grave» con que los médicos calificaron la brutal cornada que recibió ayer en la plaza de toros de Huesca. [ Así fue la cogida de Paquirri]

Fuentes hospitalarias confirmaron la estabilidad del herido con todas las cautelas sobre la evolución del torero. Desde su ingreso en el centro procedente de la enfermería de la plaza se le han practicado ya varias pruebas, entre ellas un TAC abdominal con el objetivo de detectar cualquier anomalía interna que pudiera dar origen a complicaciones en su estado aún «muy grave».

Rivera fue cogido por el cuarto toro de la tarde, un burraco astifino de la ganadería de Albarreal, cuando lo toreaba de capa. La terrible cornada que disecó la iliaca y contusionó la aorta, llegando hasta la columna vertebral. El pitón recorrió todo el abdomen sin perforar ni el estómago ni la masa intestinal.

En el hospital San Jorge señalan que las próximas 24 horas es clave, pues delimitaría el riesgo que ahora existe de la formación de trombos por las afecciones a la iliaca y aorta, o la aparición de infecciones por la suciedad del pitón.

«Su vida no ha corrido peligro»

El doctor Enrique Crespo, la persona encargada de atender a Francisco Rivera en el quirófano del ruedo, ha asegurado este martes que la vida del diestro «no ha corrido peligro en ningún momento».

Según ha explicado, el torero ha pasado una noche «tranquila y estable» y el escáner al que ha sido sometido «no ha detectado nuevas lesiones», aunque habrá que esperar a la evolución de las heridas. Tras insistir en que no ha habido «ninguna complicación» en estas horas, ha avanzado que el Francisco Rivera será trasladado hoy a la Clínica Quirón de Zaragoza, donde será visitado por su familia, informa Efe.

Ayer, Crespo escribió un mensaje en su perfil de Facebook al terminar su jornada destacando la valentía del torero. «En el hotel ya. Agradecemos vuestras palabras, pero os digo que nosotros sólo le hemos cuidado y será Dios quién le cure. Lo mejor ahora es la cautela, observación y todas nuestras oraciones por el torero. Él, como su padre, se ha comportado como un valiente y muy sereno. Sea para él toda mi admiración y, desde luego, el mayor de mis respetos».