Toni Cantó y Ruth Gabriel, en «Linda Vista»
Toni Cantó y Ruth Gabriel, en «Linda Vista»

Cuando nos convertimos en dinosaurios

Toni Cantó protagoniza la nueva obra de Tracy Letts, el autor de «Agosto», bajo la dirección de José Pascual

MadridActualizado:

Con «Agosto: Condado de Osage» se dio a conocer como dramaturgo, hace una década, Tracy Letts, hasta entonces un actor de discreta carrera televisiva y cinematográfica. En España la obra se presentó, dirigida por Gerardo Vera, en el teatro Valle-Inclán, el mismo escenario donde hoy se estrena «Linda Vista», el nuevo trabajo del dramaturgo, que vio la luz en Chicago en 2017. Bernabé Rico firma la versión española de la obra, y José Pascual dirige a un reparto que integran Ylenia Baglietto, Emilio Buale, Toni Cantó, Almudena Cid, Alfonso Delgado, Ruth Gabriel y Nuria Herrero. Curt Allen Wilmer firma la escenografía, José Manuel Guerra la iluminación, Pier Paolo Álvaro el vestuario y Luis Delgado la música original.

Toni Cantó y José Pascual tenían ganas de volver a trabajar juntos después de su experiencia en «Aquiles», estrenada hace dos años en Mérida. Y apareció «Linda Vista», una obra protagonizada por un hombre en su cincuentena. «Se encuentra en un momento de su vida bastante terrible -explica Pascual- porque se está desmoronando, y de alguna manera tiene que decidir qué hace con su vida. La obra se sitúa en esta encrucijada; parece que todo es ya un tobogán hacia abajo, pero decide pensar que su situación es una nueva oportunidad para él».

El cambio de referentes culturales y sociales en el mundo actual es una de las cuestiones que palpita en la obra. «El cine, los libros... Cómo ha cambiado la cultura popular que nos rodea, cómo han cambiado las tecnologías, las formas de relación entre los seres humanos... Todo eso está ahí». El cambio generacional es, añade Pascual, «una metáfora de un cambio mayor. En la obra se habla de política, de Donald Trump, pero no es una obra política. Se habla de un cambio de civilización; Wheeler, el protagonista, es un hombre avanzado, casi de vanguardia, con gustos exquisitos, que de repente se encuentra convertido en un dinosaurio. Y, claro, eso es difícil de sobrellevar».

«Linda Vista» (el nombre de la urbanización a la que se traslada el protagonista) mezcla comedia y drama en una obra que, añade el director, «presenta una luz al final del túnel por la propia voluntad de regeneración del personaje y también por sus ganas de entender lo que le está pasando». Todo ello, concluye, lo ha escrito Letts siguiendo la tradición de dramaturgos estadounidenses, «fantástica, con una capacidad de renovación muy grande, y que en su caso se traduce en una fantástica forma de dialogar y en un particular sentido del humor».