Rubén Pozo posando con su guitarra acústica
Rubén Pozo posando con su guitarra acústica - ABC
ROCK ESPAÑOL

Rubén Pozo: «Es la primera vez que acierto con el título del disco»

Este sábado en la Sala X, Rubén Pozo presentará, acompañado de su banda, los nuevos temas de «Habrá que vivir», su tercer disco en solitario

EZEQUIEL MENDOZA
SEVILLAActualizado:

Como si fuera un mantra que a base de repetirlo cobra cada día más sentido, Rubén Pozo (Barcelona, 1975) se mira en el espejo de su último disco y se repite una y otra vez: «Habrá que vivir». Y habrá que tocar y cantar, también, porque este artista, criado y curtido en la Alameda de Osuna (Madrid) acaba de sacar su tercer trabajo en solitario, que presentará este sábado en la Sala X.

Porque el rock en Sevilla también tiene un color especial. «Me acuerdo, sí que me acuerdo, fue una noche muy especial», afirma Rubén Pozo sobre su primera vez en solitario por Sevilla. Fue una noche primaveral en la que se jugaba un derbi sevillano. Aún así, la sala se llenó. Vino solo, acompañado únicamente de sus canciones y su guitarra. Esta vez, viene respaldado por su banda. «¡Pero que sepa todo el mundo que sigo hablando entre canción y canción!».

Se nos jubila Rosendo, ¿qué hacemos ahora?

¡Joder! ¡Pues ir al concierto! Yo estaré ahí, sacaré mi entrada y veré el último concierto del «Rosen», según dicen.

Las versiones de Leño tuvieron un papel importante en su carrera. Fue tocando con Leiva cuando os fichó una multinacional, ¿no?

Bueno… con Pereza sí que empezamos haciendo versiones de Leño, pero cuando nos dieron un contrato fue por nuestras primeras canciones, que fueron las del primer disco de Pereza.

Eso ahora es raro que pase, las firmas buscan en Internet y no en garitos.

Yo creo que sí, que ahora un jefe de producto en una compañía… un cazatalentos, o como se diga. Claro, mira en Internet. Pero es que todo evoluciona, todo va para adelante.

Este es su tercer disco en solitario y su música sigue manteniendo esa naturaleza gamberra, de barrio.

Para «Habrá que vivir» no sabía muy bien qué hacer con las canciones y pensé «voy a hacer lo que sé hacer» y el resultado es el disco que hay. Son letras sobre lecho de guitarra…¡En pastillas de medios! [Ríe].

Entre los temas de este disco ha incluido algún que otro rock, como «Caperucita Feroz». ¿Cómo surge este tema?

¡También salió con la guitarra española! Bueno, la guitarra española es muy buena para riffs y para tocarla con la púa [risas]. Y bueno, toco un poco ahí el tema de la menstruación en «Caperucita feroz», pero de una manera simpática y… por hacer un poco de guasa y un poco de rock.

«Hago "rocanroles" con letra»

Suena algo preocupado al hablar de este tema.

Sí… No, no, no he tenido ningún problema y nadie me ha dicho nada, la verdad. Porque está hecho desde el cariño y desde la comprensión y desde… no sé. ¡Es una canción, vaya! [Risas].

A la hora de componer se define como «cancioncista» y no como «cantautor». ¿Dónde marca la diferencia?

Bueno… yo es que hago «rocanroles» con letra. Y «rocanroles» escrito si «k» y con una «r». ¡A la española! [Risas].

La vida a veces es jodida pero, ¿cómo llega uno a decir y cantar «y contra mi voluntad, habrá que vivir»?

¡Bueno…! Pues porque hay días para todo y «habrá que vivir» me gusta mucho como frase. Se puede entender de tantas maneras, siendo tan sencilla, que cada vez me tiene más encantado. Me he dado cuenta que es la primera vez que acierto con el título del disco de lleno.

También en la canción hablas de desamor. El desamor a veces nos hace pensar cosas muy chungas, pero nos da muy buenos discos y canciones, ¿no?

Sí. A través del sufrimiento y el dolor es como aprendemos y avanzamos. Es la verdad. Cuando no ocurre nada y no sopla viento, la calma chicha es la mera existencia. Pero cuando la cosa se revoluciona, y se revuelve, es cuando surgen las ideas, más que nada como método de supervivencia. Hay que superarse.

Para este disco tenía diez canciones y le dijeron que era algo corto, que incluyera alguna más. Parece que se le sigue atragantando eso de hacer un disco con diez canciones.

Sí, me gustaría publicar uno por… no sé, por hacer la gracia. También me gustaría publicar uno doble alguna vez. También por hacer la gracia [risas]. Todo llegará.

Este trabajo suena mucho más eléctrico. Debe de estar disfrutando mucho en los directos, supongo.

La verdad que me encanta guitarrear. También me gusta tocar solo, a guitarra y voz. Pero ahora estoy en un momento con banda y estamos tocando los tres discos que ya tenemos y también hay alguna noche que rescatamos alguna canción antigua y tal. La verdad es que sí, que me encanta guitarrear con la banda.

Hablando de bandas... Leyendo otras entrevistas suyas, la gente parece preocupada porque disco tras disco, año tras año, no dejan de preguntarle por Pereza y Buenas Noches Rose. A ver si es que estamos buscando traumas donde no los hay…

[Piensa] No sé… Yo lo entiendo todo y sigo mi camino. Como hace todo el mundo en este mundo. Trato cada día de superarme y… bueno, no sé. Es que… bueno, ya lo he dicho todo [risas].

Sin hablar de pasados ni de futuros lejanos, ¿cuál es su meta más cercana?

Grabar canciones nuevas. No sé, estoy urdiendo algo y me gusta mucho lo que está saliendo. Y… bueno, pues lo primero, primero, es que este viernes estamos en Córdoba en el Long Rock y el sábado en Sevilla en la Sala X. Así a corto plazo es lo único que tengo en la cabeza. Un poco más a largo plazo… grabar unas canciones que tengo. ¡Aunque sea en formato pequeño! No sé, a lo mejor no un LP pero… siempre hay que esperar mucho ahí para sacar las canciones y voy a ver si puedo… A lo mejor sacando menos canciones, hacer algo más…que esté más seguido al momento en que han sido compuestas, la verdad.

Tiene algo entre las manos y no hay ganas de esperar tanto para sacar nuevos temas, ¿no?

Sí, sí. La verdad que sí. Pero bueno, siempre que saco un disco pasa un tiempo que no hago ninguna canción, pero ya ha pasado un tiempo y empiezan a salir cosas y estoy contento.

Suena como si tuviera un temazo entre las manos…

¡Bueno! Yo hago canciones. Tengo rocanroles con letra y tengo como cuatro rocanroles con letra más, que me están ahí ya haciendo ojitos [risas].