Presentación del Festival de Itálica
Presentación del Festival de Itálica - Vanessa Gómez
Del 24 de junio al 20 de julio

Rubén Olmo rinde homenaje a Távora en la inauguración del Festival de Itálica

En la programación artistas como Rocío Molina, Patricia Guerrero y danza contemporánea

SevillaActualizado:

Flamenco de nueva generación, danza contemporánea con reminiscencias de hip-hop, producciones propias y un laboratorio de experimentación, son las propuestas del Festival Internacional de Danza de Itálica que desde el 24 de junio y hasta el 20 de julio tendrá lugar en sus habituales escenarios: el teatro romano de Itálica y el claustro de los muertos de San Isidoro del Campo, a los que se añaden este año la calle y la Casa de la Provincia.

Tras una función de calle en la plaza Virgen de los Reyes, a cargo de la alemana Nadine Gerspacher el día 23 de julio, será Rubén Olmo, el bailarín sevillano recientemente nombrado director del Ballet Nacional de España, quien inaugure el Festival el día 24 en el teatro romano de Itálica con la obra, «La muerte de un Minotauro», que según su creador, «es un homenaje a Salvador Távora, con quien nunca tuve la ocasión de trabajar, pero a quien admiraba muchísimo. Yo soy del Cerro del Águila y hablamos Salvador y yo de reponer Las Bacantes, pero no pudo ser». Según Olmo, «esta es mi despedida de Sevilla, vuelvo a Madrid y será un hasta pronto». La obra ha contado con la ayuda en la dramaturgia de Pilar Távora, directora de cine e hija del desaparecido dramaturgo. La música del espectáculo corre a cargo de Dani de Morón, Agustín Diassera y Juan Manuel Bustos, que dirigirá la orquesta Bética, y en el elenco, Eduardo Leal y Diana Noriega, entre otros, y la colaboración de Rocío Molina.

En la edición 2019 la programación la componen diez compañías de las que seis son nacionales y cuatro internacionales, y cuenta con un prespuesto aproximado de 560.000 euros, «a pulmón, pagados íntegramente por la Diputación Provincial», dijo su presidente Fernando Rodríguez Villalobos.

El certamen presenta cuatro estrenos absolutos, y tres de producción propia del festival. Además, este año el festival se extiende a los niños, con programación infantil en la Casa de la Provincia y al Cine de Verano de la Diputación, donde se proyectarán tres películas referentes a la Danza, entre ellas, «Pina» de Win Wenders.

Juan Dolores Caballero presenta dos obras en el festival, «Distopía» en la que ha dirigido a la bailaora Patricia Guerrero, y «La cocina de los ángeles» con su compañía Teatro el Velador, «si la primera es flamenco, la segunda es contemporáneo incluso acercándose al estilo neoclásico», y que contará con la música de Sancho Almendral.

El laboratorio de Molina

Rocío Molina es otra de las propuestas de este festival, y la bailaora ha escogido el claustro de los muertos de San Isidoro del Campo para su propuesta que se llevará a cabo en tres días. Los días 29 de junio, 6 y 13 de julio Rocío Molina hará lo que ha denominado, «una trilogía» con el título de «Impulso». La primera noche trabajará con la guitarra de Rafael Riqueni, «necesito su genio y su fragilidad»; la segunda, con la coreógrafa y bailarina, Elena Córdoba, y la tercera con el coreógrafo, bailarín y cantante, François Chaignaud. «No es tanto bailar como entrar en un estado donde el cuerpo se expresa y se mueve».

La compañía hispano-norteamericana MarcatDance pondrá en escena «Anhelo» los días 9 y 10 de julio, obra de Mario Bermúdez. Y los días 11 y 13 de julio, la compañía La Guilda estrenará en el claustro de San Isidoro, «Hypnos» a partir de una obra poética de René Char.

Compañías internacionales

En esta edición se presenta la coreógrafa alemana Nadine Gerspacher con «Ever after», que ha creado piezas para el Circo del Sol entre otras compañías, y trabaja habitualmente en Barcelona. Además de actuar en el Monasterio de San Isidoro lo hará en los espectáculos de calle.

La segunda propuesta internacional es AIM, compañía neoyorkina compuesta por bailarines afroamericanos y que ha evolucionado del hip-hop a lo contemporáneo. Los días 4 y 5 de julio se presentará por primera vez en Sevilla la bailarina africana Nora Chipaumire con «Nigga», y el 18 de julio la Compañía griega Danae & Dionysios con «Atma», con la música de Constantine Skourlis.

En la programación de calle, en la plaza Virgen de los Reyes, actuarán Nadine Gerspacher, Iron Skulls con «No sin mis huesos» un homenaje a Cervantes, La Guilda y los griegos Danae& Dionysos, que también lo hacen en San Isidoro del Campo.

Por otra parte, el artista de Pilas, Cristóbal Quintero ha sido el encargado de realizar el cartel de la edición 2019, «está inspirado en la Danza de Matisse, y además de utilizar la Ménade de Itálica, también hay otras imágenes como de la Bauhaus. Lo que quería era que funcionara como cartel».

Las entradas se mantienen entre los 12 y los 15 euros de anteriores ediciones. La programación del teatro romano y del claustro de los muertos de San Isidoro del Campo darán comienzo a las 22,30 horas y la de la plaza Virgen de los Reyes a las 21 horas.