F. R. M.
POP CAAC

Jaime Urrutia destila su rock con solera en Sevilla

El exlíder de Gabinete Caligari actuó anoche en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

SevillaActualizado:

Es reconfortante para la salud de la música española, que artistas como Jaime Urrutia —exvocalista de Gabinete Caligari, uno de los grupos más célebres del rock nacional— sigan en la retaguardia disparando canciones y conciertos como el de anoche en el CAAC para así combatir la permanente victoria de la vulgaridad.

El madrileño es historia viva de nuestra música gracias a los más de treinta y cinco años que acumula ofreciendo originales sonidos castizos que a principios de los ochenta fueron bautizados como «rock torero» —nunca han faltado en su repertorio guiños a la tauromaquia— y a los que hoy día sigue fiel.

Un estilo marca de la casa que a principios de siglo, una vez disuelto el exitoso trío, parecía estar condenado a quedarse en el circuito de la nostalgia. Pero en 2002 desempolvó la pluma y firmó su primer y mejor trabajo en solitario, el excelso «Patente de corso», un éxito de críticas y ventas que volvió a catapultar. Pese a contar con una sólida carrera en solitario, parece que los abruptos cambios de tendencia le han reubicado en un segundo plano dentro del panorama actual, cantando sus temas en circuitos más reducidos de lo que acostumbraba. Pero para tipos como Urrutia la ética y la estética son innegociables. El rock es una forma de vida, una actitud, no un estilo de música. Importan más el qué y el cómo que el cuánto. Algo de lo que dio buena cuenta anoche.

Ante un público expectante cuya media de edad superaba los cuarenta años, el madrileño intercaló éxitos cosechados durante los dieciocho años que estuvo al frente de la venerada banda de la movida madrileña con otros de su etapa en solitario. Así, fue rescatando con acierto clásicos de la memoria colectiva como «Al calor del amor en un bar», «Cuatro rosas», «Camino Soria», «La culpa fue del cha-cha-cha» o «Mi buena estrella», que dedicó a su admirado David Bowie, un artista del que confesó que le ha influenciado enormemente a la hora de componer durante toda su carrera.

De su repertorio como solista tocó básicamente canciones del ya mencionado «Patente de corso». «¿Dónde estás?», «Castillos en el aire», «Completamente feliz», «Mentiras» o «¡Qué barbaridad!» dejaron más que patente el gran nivel como vocalista y compositor del artista que anoche visitaba Sevilla dentro del POP CAAC 2017.