Arctic Monkeys
Arctic Monkeys - ABC

Primavera Sound, un maratón pop para abrir el verano musical

El festival sigue creciendo y llega a su XVIII edición con Nick Cave, Arctic Monkeys, Björk, Lorde y Vince Staples como reclamos

Actualizado:

Los titulares han sido (y, previsiblemente, volverán a ser) para la misa negra y el luto riguroso de Nick Cave & The Bad Seeds, el estreno de Björk en el festival tras cancelar su actuación prevista para 2012, y la incógnita de ver cómo encaja el tembloroso y atmosférico «Tranquility Base Hotel & Casino» en el enérgico y despendolado repertorio de Arctic Monkeys, pero el Primavera Sound parece haber encontrado la fórmula mágica para modificar un código genético –el suyo, claro– que nació y creció pegado a las faldas del indie y el rock alternativo y en el que caben ahora desde arrebatos flamencos a nombres estelares del hip hop estadounidense.

Björk
Björk

Una apuesta por la reinvención estilística y la consecuente renovación de público de la que se habló, y mucho, el año pasado, y que se traduce en una nueva edición en la que recién llegados, ilustres representantes de las músicas urbanas y nuevas estrellas del pop empiezan a comerle terreno a los clásicos del festival. El Primavera Sound, es cierto, siempre se ha alimentado de esa tensión entre tradición y novedad, entre memoria y futuro, pero lo que antes era una cruzada de la zona media de la tabla se traslada este año también al horario de máxima audiencia de los escenarios principales. Así, si el año pasado fueron The XX, Solange, Bon Iver o Miguel los encargados de abrir nuevas rutas y materializar ese relevo que la organización se apresuró a subrayar en cuanto el festival echó el cierre, en esta nueva edición, la de la mayoría de edad, la oferta se diversifica aún más para desbordar cualquier dique de contención.

Ahí están, por ejemplo, la neozelandesa Lorde, una de las estrellas más atípicas que ha dado el pop en los últimos años; la sueca Lykke Li, diva del pop electrónico aupada gracias a sus colaboraciones con Kanye West y U2; o esa armada invencible de raperos estadounidenses encabezada por Migos, A$AP Rocky, Vince Staples y Tyler, The Creator, nombres a los que se sumará el R&B de vanguardia de Kelela, de estreno con «Take Me Apart».

No faltan, porque no pueden faltar, nombres que, como Mogwai, Haim, Beach House, Chvrches, The National, Warpaint o The War On Drugs, han crecido al mismo ritmo que el festival, pero la voluntad de seguir explorando nuevos territorios sonoros ha llevado al festival a fichar a primeras espadas del trap y el dancehall nacional como C. Tangana y Bad Gyal, y a reforzar el flanco electrónico con nombres como el venezolano Arca, colaborador de Björk, o el Primavera Bits, festival dentro del festival con dos escenarios monográficos por los que desfilarán, entre muchos otros, John Hopkins, Oneohtrix Point Never, Panda Bear, Chromeo, Superorganism y Mount Kimbie. La recolocación de estos dos escenarios también permitirá que el festival incremente ligeramente su aforo y pase de las 55.000 personas por día del año pasado a cerca de 63.000.

Con todos estos ingredientes, el Primavera Sound ha armado un nuevo maratón musical de casi una semana que, además de repartir a cerca de 200 bandas en la decena de escenarios que ocuparán el recinto del Fórum, sigue expandiéndose por la ciudad con actuaciones diurnas en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y una traca inaugural que llevará a The Sea & The Cake, Za! y The Men, entre otros, a actuar en la sala Apolo y La 2 el lunes y el martes.

El miércoles, día de la tradicional mascletá gratuita, el Primavera Sound empezará a calentar motores en el parque del Fórum con una jornada de puertas abiertas en la que destacan las actuaciones de Belle & Sebastian, Javiera Mena y Wolf Parade. También el Auditori del Fórum, recinto que este año limita su uso y sólo abrirá sus puertas dos días, se suma a la fiesta inaugural con la canción popular renovada de Maria Arnal i Marcel Bagés y el regreso de Spiritualized acompañados por un coro y una orquesta.

Será, esta vez sí, el pistoletazo de salida de un festival que tampoco se olvida de su faceta más exquisita y lo mismo rescata al Art Ensemble Of Chicago, nombre fundamental del free jazz, que rinde homenaje al recientemente fallecido Jóhann Jóhannsson, ahonda en la senda del flamenco con Capullo de Jerez, conecta el soul del pasado y del futuro con Lee Fields y Rhye, y propicia una imagen tan insólita como la de ver a Jane Birkin y Charlotte Gainsbourg, madre e hija, compartiendo cartel en un mismo festival. La segunda aprovechará para presentar las canciones de «Rest», su último trabajo, mientras que Birkin, acompañada por la Orquesta Sinfónica del Vallés, rendirá homenaje a Serge Gainsbourg con un recital marcado por las alargadas sombras de Melody Nelson y«La Javanaise».