Ben Harper y Charlie Musselwhite
Ben Harper y Charlie Musselwhite - ABC
Música

Ben Harper & Charlie Musselwhite, The Vaccines y The Voidz, los discos de la semana

Repasamos los álbumes más llamativos que se publican este viernes 30 de marzo

Actualizado:

123
  1. Ben Harper & Charlie Musselwhite «No mercy in this land»

    Tras una primera y muy feliz alianza en «Get Up» (2013) galvanizada por el mismísimo John Lee Hooker (fue él quien los presentó), el cantante y guitarrista Ben Harper y el armonicista Charlie Musselwhite vuelven al estudio después de salir juntos de gira, conociéndose mucho más a fondo, y por tanto, llegando aún más lejos en su búsqueda del blues.

    «No mercy in this land» evoca con fuerza melodramática el folclore de lucha y supervivencia en América, siente los ecos de lamento desde el pantano al campo de algodón, pero transmite el calor de una hoguera en mitad de la ventisca, reconforta y da refugio. Harper se pone demasiado “soulero” por momentos, pero no falla en su empeño de enseñar qué es el blues en un disco que brinda la magnífica oportunidad de conocer mejor a una leyenda del género que tocó con Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Little Walter, Paul Butterfield, Bo Diddley o Mike Bloomfield y de celebrar su amistad con un discípulo aventajado y agradecido. Dos generaciones, dos razas, un solo corazón.

    7,5 /10

    NACHO SERRANO

  2. The Vaccines «Combat sports»

    The Vaccines nacieron como entretenimiento saltimbanqui-guitarrero para festivales, con un par de discos mediocres por muy pegadizas que pudieran parecer sus canciones (¿alguien en la sala recuerda un sólo estribillo?). Su tercer trabajo, «English Graffiti», sí conseguió sorprender un poco más por su inesperada apuesta de tinte post-punk ochentero, que en realidad tampoco germinó en nada especialmente brillante.

    Y cuando parecía que llegaba el momento de decidirse por una evolución firme hacia alguna parte, el cuarteto británico da un paso atrás para volver a la jovialidad sin complejos, la electricidad y los ritmos cortantes, sin renunciar a la puntual aportación melódica de sintetizadores, apostando por el sonido de una banda de local que simplemente tiene mucha pasta para una gran producción. Sobresalen temas penetrantes como «Nightclub», «Out on the street», «Maybe (luck of the draw)» o la tributaria «Rolling Stones», pero el nivel de este cuarto álbum ya debería sonrojar de una vez a los que en 2010 proclamaron que habían llegado los salvadores del rock'n'roll.

    6 / 10

    NACHO SERRANO

  3. The Voidz «Virtue»

    El segundo disco de Julian Casablancas fuera de The Strokes (el tercero contando su álbum en solitario de 2009) trata, en resumidas cuentas, sobre la post-verdad, tema recurrente en las pop-stars con ínfulas socio-filosóficas, con el que el artista neoyorquino intenta hacernos conscientes de lo alienados que estamos.

    La ironía tuitera y la autocrítica complaciente parecían inevitables y ahí están, recorriendo unas letras algo repetitivas, pero en lo musical, The Voidz ofrecen una impredecibilidad sugerente y equilibrada, disparando hacia Daft Punk, Black Sabbath, Tame Impala, Atari Teenage Riot, Beck o los propios Strokes con bastante puntería sin bajarse de un carro que da giros loquísimos (hasta vacilan con el sonido Bollywood) a toda velocidad, pero que lleva las riendas bien amarradas hacia la meta de un álbum sorprendentemente consistente y seguro de sí mismo.

    7 / 10

    NACHO SERRANO