Kurt Cobain no se suicidó, según la rumorología nunca dmeostrada
Kurt Cobain no se suicidó, según la rumorología nunca dmeostrada - Reuters

Los grandes timos de la historia del rock and roll

«Chismorreo fino en la música pop» es el apartado del nuevo cómic de Luis Bustos sobre la música de nuestras vidas en donde recopila y apunta algunas de las teorías de la conspiración más míticas

Actualizado:

La música popular, por definición, es la música que acompaña nuestras vidas como si fuera su banda sonora, nos arropa existencialmente. Y Luis Bustos ha querido homenajearla en un cómic llamado «Pop» (Astiberri), en donde se repasan los grandes temas del género: canciones de amor y sexo, la rebeldía, estados alterados... Y que incluye un jugoso apartado con los grandes timos del rock and roll, con Kurt Cobain, Elvis Presley o Michael Jackson de protagonistas. Vamos a recordar algunas de estas extravagantes teorías de la conspiración.

- ¿Planificó e incluso asesinó Courtney Love a su marido Kurt Cobain?

Ríos de tinta y de fake news corrieron alrededor del suicidio del atormentado líder de Nirvana. Kurt Cobain fue hallado muerto el 5 de abril de 1994 en su apartamento en Seattle con un disparo en la cabeza. De hecho, incluso hace solo cuatro años, apareció un documental llamado «Soaked in Bleach» en donde se volvía a insinuar que «pudo hacerse pasar por un suicidio algo que no lo fue». Courtney Love, viuda de Cobain, aseguró entonces que «Soaked in Bleach» no es un documental autorizado y envió cartas a todos los cines que pensaban estrenar la cinta pidiéndoles que desistieran. Y ahí están los rumores jamás demostrados y desmentidos, de que si Love habría propuesto a un tipo, el cantante de The Mentors, que matara a su exmarido; que si el propio padre de Love dijo estar convencido que su hija habría participado en su asesinato (porque no cuadra que se disparara si tenía tal cantidad de heroína encima que no podría levantar el arma él solo), que sí pudo hacerlo porque Cobain quería sacarla del testamento... Las especulaciones siempre la perseguirán y, por ello, Bustos caricaturiza su situación dibujándola como un demonio. «¡Me comeré tu almaaa!», le pone.

- La isla de Elvis Presley.

«Google Maps lo desvela. ¡Esta es la isla donde vivía Elvis!», se lee en el cómic. El Rey del rock murió el 16 de agosto de 1977, a la edad de 42 años. La autopsia reveló que había sufrido un ataque al corazón, probablemente causado por una sobredosis de somníferos. Desde el día de su trágica muerte muchas han sido las teorías que se han planteado sobre el cantante. En todas ellas aseguran que en realidad Elvis fingió su muerte en un intento por recuperar su privacidad. Todo parte, entre otras cosas, del libro «¿Esta vivo Elvis?», de la escritora Gail Brewer-Giorgio, a partir del cual se derivó esta teoría de la conspiración que situaba al Rey en una isla del archipiélago de Hawai.

- La nariz de Michael Jackson.

De atroz actualidad por el nuevo documental en donde su ya muy cuestionada imagen es duramente señalada por los testimonios de las víctimas de los abusos a los que sometió cuando eran niños, Jackson, entre otros rumores porque un personaje tan extremo que tiene varios, tuvo un problema con su operada nariz y es que se le cayó un trozo, cuentan, durante una actuación en la tele pero no en directo. «Jacko ni confirma ni desmiente que su nariz, cansada de ser el centro de atención, decidiese coger unas vacaciones y, desprendiéndose del rey del pop, haya embarcado con destino desconocido», se puede leer. Esto nunca se ha demostrado y en el montaje final, evidentemente, esta parte no apareció. Eso sí, su nariz siempre ha sido fuente de numerosas teorías entre otras la de que se sometió a tantas rinoplastias porque su padre siempre le llamaba «narizotas».

- Paul McCartney murió en 1966.

El beatle falleció concretamente el 9 de noviembre de 1966 en accidente automovilístico, y desde entonces su lugar en el universo de los vivos lo ocupa el doble William Campbell (operado para ganar parecido). Esta delirante teoría llegó a ser tan cansina que el propio McCartney tuvo que salir a desmentirla. En 2015, volvió a la palestra porque se dijo, en un diario mexicano, que Wikileaks iba a publicar unos documentos que corroboraban esta extraña historia. Al final, Wikileaks tuvo que salir a desmentir al periódico.