Gerónimo Rauch, durante la entrevista
Gerónimo Rauch, durante la entrevista - Maya Balanyá

Gerónimo Rauch: «Cantar al amor como lo hace el reggaeton no me interesa»

El cantante argentino ofrece hoy un concierto en Madrid, «De Broadway a Hollywood», que incluye canciones de musicales y películas

MadridActualizado:

Es argentino de nacimiento, español por adopción y familia (reside desde hace unos años en nuestro país, donde se casó y donde nació su hijo) y, como todo buen artista, en el fondo, tiene mucho de internacional. Sobre todo desde que hace seis años, el todopoderoso productor teatral Cameron Macintosh le eligiera para interpretar en Londres a Jean Valjean, el protagonista del musical «Los miserables», y más tarde el papel titular de «El fantasma de la ópera».

Después de dejar el West End londinense, Gerónimo Rauch (Buenos Aires, 1978) ha decidido apostar por una carrera musical que, en Madrid, tuvo una primera parada en noviembre del pasado año en el Teatro de la Zarzuela. Hoy regresa a la capital para ofrecer, en el teatro Rialto, un recital titulado «De Broadway a Hollywood».

Siete músicos, bajo la dirección musical de Julio Awad, arropan a Gerónimo Rauch en un concierto en el que el cantante adelanta que habrá algunos invitados sorpresa. El repertorio son musicales y canciones de películas. «Es una “quijotada” -asegura-, que me va a permitir volver a pisar la Gran Vía, algo que me hace mucha ilusión. Esta calle me cambió la vida. Fue lo primero que vi de Madrid cuando vine de Buenos Aires; salí del metro de Plaza de España y vi el teatro Coliseum, el teatro Lope de Vega... Me enamoré instantáneamente, Madrid me parece la ciudad más maravillosa del mundo; es mi hogar. Volver después de siete años me emociona».

«Los lugares condicionan a los artistas antes y después de las actuaciones -dice Rauch-; creo que ninguno, durante el espectáculo, piensa dónde está, porque cuando salimos al escenario es siempre un salto al vacío; y cuando se cae en lo único que piensas es en caer de pie».

«Nuestra responsabilidad -añde- es contar historias, emocionar, llevar a los espectadores a un viaje que debe llegar a buen puerto. Y confío en que la de hoy sea una noche con muchos colores y sensaciones. Habrá varios invitados; algunos formaron parte de mi carrera y otros no».

La comunicación con el público es lo que más disfruta Gerónimo Rauch cuando se sube al escenario. «En un musical no puedes romper la cuarta pared, y eso es lo que más me gusta de los conciertos; el ir y venir con el público, su entrega, sentirlos parte del espectáculo. Me gusta poder mirar a los ojos a los espectadores, ver su reacción y su emoción».

No le importa estar «desnudo» y no poder refugiarse en un personaje. «Aunque todos eran yo. Todos los personajes tienen mucho de mí; la honestidad es fundamental para un artista. Soy yo quien busca las emociones».

Sus proyectos inmediatos son llevar este espectáculo de gira por Iberoamérica y grabar su segundo disco (el primero, un homenaje a los Beatles, se tituló «Here, There and Everywhere»). De esta nueva grabación no quiere adelantar demasiado. «Voy a trabajar con uno de los productores más importantes, Humberto Gatica. Lo admiro, ha cambiado la carrera de muchos cantantes». Y dice con orgullo. «He grabado ya parte del disco en el mismo micrófono donde Michael Jackson grabó “Bad” y Barbra Streisand “Memory”... Por ese estudio han pasado Celine Dion, Josh Groban, Michael Buble...»

Da más pistas sobre este trabajo: «Es un disco muy apasionado, e incluye grandes himnos de la música romántica. Hoy en día hace falta un poco de romance. Además, ya no se escriben canciones como las que hemos elegido. Hoy ya no se habla de amor de esa forma; se habla como habla el reggaeton, y ese no es el camino que yo quiero seguir. Yo quiero hablar del amor desde el propio amor».