The Cynics: «El rock’n’roll murió cuando Elvis le robó su música a los negros»

Este fin de semana, la Sala Repvblicca de Valencia acoge Surforama, una de las citas más ineludibles para los amantes del surf y el rocknroll en nuestro país

Actualizado:

Este fin de semana, la Sala Repvblicca de Valencia acoge una de las citas más ineludibles para los amantes del surf y el rocknroll en nuestro país. Se trata de Surforama, una fiesta de regusto añejo que este año contará con Frankie & The Witchfingers, The Bomboras, Durango 14, Mambo Jambo Arkestra, Juanita Banana, The Barbwires y otros muchos combos de ascendencia cincuentera.

Como cabezas de cartel, este año actuarán los incombustibles The Cynics, máximo exponente de la oleada de «garage revival» que asoló occidente en los primeros años ochenta. «Que estemos vivos es una buena señal para la supervivencia del rock’n’roll»; dice su cantante Michael Kastelic. «Aunque en realidad, según mis investigaciones el rock’n’roll lleva mucho tiempo muerto», dice en un tono bromista cargado de sosa caústica. «Murió cuando unos capullos llamados Elvis Presley y The Beatles les robaron su música a los negros y la convirtieron en su gallina de los huevos de oro. Como siempre, el dinero transformó la buena mierda en rebanadas de inofensivo pan blanco».

Como cabría esperar, los Cynics no se sienten del todo cómodos en una industria musical en la que ya no hace falta saber tocar ni cantar para alcanzaar el éxito. «Maldito autotune», dice Kastelic. «En realidad me recuerda a cuando los Ramones se pasaron del punk-rock a ese sonido computerizado de la new wave. Las grandes compañías discográficas siempre lo han arruinado todo. Todo se basa en la pasta y no en el arte. Ahora todo suena igual, pero bueno, la gente a la que le importa la música siempre encontraremos buenos grupos y artistas rebuscando en las tiendas de discos». Ellos, por su parte, seguirán luchando contra los elementos con su sello Get Hip Recordings!, donde dan cabida «a las mejores bandas del momento, como The Bomboras. ¡No se los pierdan!».