ENTREVISTA CON EL AUTOR DE 'FARIÑA'

Nacho Carretero: «Me ha dado más problemas escribir de fútbol que de narcotráfico»

El periodista Nacho Carretero recoge en la tarde de este jueves el XXVII Premio Agustín Merello que concede la Asociación de la Prensa de Cádiz

CÁDIZActualizado:

–Nacho, ¿cómo llevas ser ahora el protagonista de las entrevistas?

–Si te digo la verdad, como periodista no le termino de coger el punto. Siento que me repito y que me quita tiempo de hacer lo que me gusta, que es contar historias.

Nacho Carretero lleva unos meses de locura. El periodista, nacido en La Coruña en 1981, se encuentra promocionando ‘En el corredor de la muerte’, un libro en el que narra la historia de Pablo Ibar, preso español que ha pasado década y media en el corredor de la muerte. En paralelo, sigue cosechando reconocimientos por su obra ‘Fariña’, escrita en 2015 y germen de la serie de televisión en la que se narra la historia del narcotráfico gallego. Este jueves, a las 20 horas, reciben en Cádiz el XXVII Premio Agustín Merello de Comunicación...

–... un premio concedido por la Asociación de la Prensa, ¿qué significa para usted?

–Es lo máximo a lo que se puede aspirar. Es una gran alegría, sobre todo porque hay mucho nivel. Pese a lo que se dice, cada vez se hace un mejor periodismo, se tiene mucho más cuidado a la hora de contar con rigor una historia.

–Historias como la que narra en ‘Fariña’, ¿cómo surgió la idea de escribir esta especie de enciclopedia del narcotráfico en Galicia?

–Yo viví en Galicia hasta los 23 años. Y sabía que aquí pasaba algo que había que contar. Yo seguía el trabajo de grandes periodistas que han escrito sobre el narcotráfico en Galicia (todos generosamente citados en el libro) y pensé que sería bueno, además de recopilar esa información, darle un barniz algo más literario, quitarle el corsé del texto periodístico y poder emplear más recursos, como el humor. Cuando libros del KO me dijo que le gustaba la idea trabajé con muchísima ilusión en el proyecto.

–¿Esperaba el éxito del libro?

–Me sorprende cada día, ¡pero si yo soy un periodista normal y corriente! Todavía cuando hablo de él no me creo lo que estoy diciendo. Se está imprimiendo la decimocuarta edición, se han vendido 100.000 ejemplares, se ha traducido a diez idiomas. La idea era hacer algo que, con suerte, se vendiera un poco en Galicia... no que acabara, incluso, inspirando una serie.

–Gracias por adelantar el tema, ¿qué le parece la serie de Atresmedia?

–Una obra maestra. Creo que se nota que la productora (Bambú) es gallega y ha sabido captar muy bien los matices, el contexto y la esencia del libro. Las interpretaciones son soberbias, hasta el acento se ha cuidado.

–Pero no me negará que se pierden los matices del libro, donde todos los personajes están descritos con sus luces y sus sombras.

–Es que la serie ‘Fariña’ no es un documental, es una obra de ficción inspirada en unos hechos reales que presenta a la perfección. La serie no busca la investigación del libro, pero sí contextualiza muy bien lo que era la Galicia del narcotráfico.

«El narcotráfico no surge en Galicia o en el Campo de Gibraltar por casualidad, hay todo un caldo de cultivo»

–¿Ha tenido muchos problemas para escribir el libro?

–No, ninguno, si exceptuamos la denuncia del exalcalde de O Grove (Alfredo Bea Gondar), que supuso el secuestro temporal del libro (al decir esto baja sensiblemente el tono de voz).

–Veo que no le hace mucha gracia el tema, ¿cómo vivió el secuestro del libro?

–Con bastante incomprensión, enfado y amargura. No es agradable que prohiban tu libro porque, en esencia, están poniendo en duda tu trabajo. Además, el asunto se convirtió en un espectáculo, en el que ‘Fariña’ era una especie de herramienta política. Ver a la persona que nos demandó pasearse por los platós de televisión tampoco me gustó porque, directamente, nos ponía a la editorial y a mí en el foco mediático.

–Hay quien dice que la denuncia ayudó a que se vendiera más el libro.

–Seguro que ayudó, pero no es incompatible la promoción con la comodidad. Me dolió que dudaran de nuestro trabajo.

–Decía Luis Rubí que le fue más fácil administrar la villa de Oubiña que el Atlético de Madrid. ¿Es menos problemático escribir de narcotráfico que de fútbol?

–Los disgustos más grandes, en cuanto a amenazas e insultos, que me he llevado en mi vida profesional han sido por escribir sobre fútbol. Toca la pulsión más irracional y desata unas reacciones que en ningún otro ámbito se provoca. Cuando he escrito de narcos y de conflictos bélicos no he tenido problemas.

–Ha sido corresponsal de guerra y periodista deportivo, dos de los lugares en que más brillan los periodistas.

–Porque se prestan más las historias. Pero en esta profesión tendemos a enarbolar ciertos puestos y a marginar otros. Hay periodistas de guerra haciendo un trabajo malo y redactores que no salen de su oficina y defienden un periodismo de gran calidad.

–Tras leer el libro, veo que es bastante pesimista respecto a que se pueda acabar con el contrabando.

–Digamos que el tráfico de cocaína esta yendo a más. Ahora entra en Europa más cocaína que nunca y los principales puntos de entrada son Galicia, Valencia y Algeciras.

–Supongo que conoce la realidad que se vive hoy en día en el Campo de Gibraltar con la droga.

–Claro, y mientras que La Línea siga teniendo el nivel de paro que tiene va a ser muy difícil solucionar el problema. El narco no aparece en Galicia o en Cádiz porque sí, hay un caldo de cultivo. Por supuesto que los dos están cerca de una frontera pero el tener una economía deprimida hace que el contrabando acabe siendo una respuesta atractiva y fácil. Cómo se lucha contra él, ya es otra cuestión.

–En Galicia y aquí se oye eso de que el contrabando genera riqueza.

–Es una visión muy cortoplacista, es una economía del engaño. Entiendo que lo defienda quien se ha quedado fuera en una regulación pesquera y tiene que llevar dinero a casa... pero a la larga te destroza la economía de una zona.