Juan Pedro Delgado apuesta siempre por la literatura juvenil
Juan Pedro Delgado apuesta siempre por la literatura juvenil - LUIS MARTÍNEZ-FRANCO
Novedad editorial

Juan Pedro Delgado Espada: «A los jóvenes de hoy en día les hace falta héroes de carne y hueso»

El periodista y escritor sevillano publica «Banderas negras» (Ediciones Palabra), continuación de «El último pirata»

Actualizado:

Juan Pedro Delgado Espada (Sevilla, 1971) vuelve a zambullirse en las aguas del Caribe para traernos una nueva aventura de Peter Scott, que regresa convertido en alferez de navíos de su Majestad en «Banderas negras» (Ediciones Palabra), segunda parte de la saga de novelas de aventuras que comenzó ahora justo hace dos años cuando publicó «El último pirata». La acción trepidante está garantizada cuando el enemigo a batir es el temible pirata Calavera Negra.

El periodista y escritor comenta a ABC que, tras terminar «El último pirata» «escribí una novela sobre los templarios». «La tengo en barbecho, pero al ver la buena impresión que causó “El último pirata” en lectores jóvenes y adultos -se han publicado dos ediciones hasta el momento-, decidí continuar por ese camino». Además, asegura que «como tenía muy reciente la documentación sobre la piratería en el siglo XVIII, aparqué la novela de los templarios y aposté por “Banderas negras”».

En esta nueva novela el protagonista vuelve a ser Peter Scott, que aquí aparece convertido en alférez de navíos su Majestad. La acción se desarrolla en el año 1713, tres años después de «El último pirata», y bajo el reinado de Ana Estuardo. «Peter es tres años mayor y, por tanto, más maduro. Sigue enamorado de Lidia y continúa, además, con su misión de capturar a Calavera Negra. En esta historia se van complicando las cosas y hay que destacar también la presencia de un espía entre sus filas».

Un elemento común entre las dos primeras novelas de esta saga es la voz narrativa, ya que las historias se cuentan en primera persona, desde el punto de vista de Peter Scott. «Eso me atraía mucho, pero para la tercera parte me estoy planteando si la voz será la de Peter o bien la de un periodista que seguirá de cerca el juicio contra Calavera Negra», comenta este autor.

Juan Pedro Delgado Espada debutó en el terreno literario con su novela «Halcón negro» (Ediciones Palabra, 2014), un homenaje a la literatura de aventuras, con especial referencia a Walter Scott, ya que se ubicaba en la Inglaterra del siglo XI, justo unos cien años antes que «Ivanhoe». Aparte de se autor, hay otros muchos que son referentes en sus libros, como Robert Louis Stevenson, Emilio Salgari, Julio Verne o Daniel Defoe, entre otros muchos.

«A la hora de documentarme para esta saga de novelas sobre piratas he usado como uno de los principales referentes un libro de Daniel Defoe, “Historia general de los piratas” (Valdemar). Esta obra la firmó originariamente un tal Capitán Charles Johnson, seudónimo que empleó Daniel Dafoe, que pudo usarlo para no sufrir las represalias de los piratas. No se sabe si Dafoe era o no el Capitán Johnson. También estas novelas tienen referentes de otras clásicas como “La isla del tesoro”, que he vuelto a releer».

En cuanto a cómo este tipo de historias puede influir en el público lector juvenil actual, Delgado afirma que «creo que a los jóvenes de hoy en día les hace falta buenos referentes y héroes de carne y hueso. Gente ordinaria que se vean sometidas a situaciones difíciles y conflictos. Salen adelante porque no se rinden y se vuelven a levantar. Son héroes cotidianos que no tienen capas ni súper poderes. Estos héroes de la época romántica son así: el Corsario Negro, Sandokan, el Capitán Blood, el Corsario Negro... Son personajes nobles, caballerosos, que se apiadan de sus enemigos».

Los valores de los libros de aventura

Abundando sobre ese tema, este periodista y escritor sevillano afirma que «los jóvenes van a encontrar las mejores aventuras en los libros, más que en la televisión y en los videojuegos. Cuando un chaval logra entrar en la afición por la lectura, que es más difícil de conseguir que la de los videojuegos, ya no la deja. Los jóvenes tienen también sus dificultades». «La adolescencia no es una época fácil, es un momento de ideales, de rebelión. Para un muchacho su aventura o su superación debe ser esforzarse por estudiar, por tratar bien a sus familiares y amigos y, en especial, a aquellos compañeros que sufren, que pueden tener problemas de autismo, de síndrome de Down. Las grandes personas se forjan ayudando a los chavales que tienen a su lado, sobre todo si tienen problemas. Si ese niño de 13 años ha leído buena literatura de héroes, él mismo ayudará a sus semejantes».

Cubierta de la novela
Cubierta de la novela- ABC

En cuanto a los próximos proyectos literarios de Juan Pedro Delgado Espada, por un lado destaca una novela sobre los templarios: «Es una historia sobre la forja de un héroe. Un muchacho llega a la fortaleza de unos templarios la noche anterior a que los detengan». Por otra parte, está preparando «Mosquetero del rey», que se desarrollará en la Francia de la época de Luis XIV. Para documentarse ha tenido que releer la trilogía de las novelas de D'artagnan, de Alejandro Dumas: «Los tres mosqueteros», «Veinte años después» y «El Vizconde de Bragelonne».

Labor en los colegios

Por otra parte, hay que destacar que este periodista y escritor trabaja con el colegio Altair llevando el tema de comunicación, al igual que ocurre con otros centros, como el colegio San Francisco Solano. «En las presentaciones de mis libros en los colegios hablo de lo que rodea a las novelas: de “Halcón negro” hablo sobre la batalla de Hastings. De “El último pirata” hablo sobre la piratería del siglo XVIII. Ahí descubres cosas como los tipos de armas. Como curiosidad diré que los barcos de los piratas llevaban pocos cañones porque éstos pesaban mucho y hacía falta manejarlos entre cinco y nueve personas (en películas como «Piratas del Caribe» los manejan erróneamente sólo entre dos personas), mientras que las tripulaciones de los piratas estaban formadas por entre veinte y treinta personas. Por eso he procurado siempre darle verosimilitud a mis novelas».