Fred Vargas
Fred Vargas - WP

Los libros imprescindibles de Fred Vargas

Recordamos los títulos más relevantes de la escritora, premio Princesa de Asturias 2018

Actualizado:

Fred Vargas, premio Princesa de Asturias 2018, ha dedicado su trayectoria literaria a la novela policiaca, un género en el que se ha convertido en una referente, sobre todo gracias a la serie del comisario Adamsberg, un personaje memorable. Repasamos, a continuación, algunos de sus títulos más destacados.

«Cuando sale la reclusa»

El último libro de Fred Vargas es, también, un título memorable, que ha encandilado a la crítica. Integrada dentro de la serie del comisario Jean-Baptiste Adamsberg, es una de sus novelas más arriesgadas. En esta entrega, el comisario comienza a investigar un atropello que parece un asesinato, pero, al mismo tiempo, se encuentra con una noticia que despierta su interés: el fallecimiento de dos ancianos a causa de una plaga de arañas reclusas. Bajo esta premisa, la autora no solo presenta una intriga policial, sino que retrata todo el universo de Adamsberg.

«Que se levanten los muertos»

Se trata del primer libro de su anterior serie policial, titulada «Los tres evangelistas». En ella, asistimos a diferentes intrigas que han de ser resueltas tres jóvenes historiadores en paro. En esta novela de la serie, tienen que resolver un misterio con cierto toque poético: la aparición, de un día para otro, de un árbol en un jardín.

«El hombre de los círculos azules»

Se trata de la primera novela de la serie del comisario Adamsberg, que se publicó en Francia en 1991 y no llegó a España hasta 2005 de la mano de Siruela. Esta novela también se abre con un misterio, por así decirlo, visual: cada día, París amanece con círculos azules pintados con tiza en el suelo. Y, en el centro de ellos, objetos perdidos, desechos: un trombón, una bombilla, un yogur... Lo que parece un hecho anodino termina convirtiéndose en tragedia.

«El hombre del revés»

En esta novela, también de la serie del comisario Adamsberg, una localidad vive atemorizada por un sangriento asesino, del que empiezan a dudar si se trata de un hombre normal y corriente o un hombre lobo. Es una de las señas de identidad de la autora: el misterio fundido con la fantasía.