La profesora y escritora Amalia Vilches
La profesora y escritora Amalia Vilches - l.v.
literatura

Amalia Vilches recrea la Hispania visigoda en 'La cabellera de fuego'

La escritora publica en unos días esta novela histórica de los años de reinado de Leovigildo y Recaredo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sirva el epíteto. La apasionante Historia propicia grandes historias. Y éstas merecen ser contadas. Nutriendo a la literatura. También a la inversa. Realidad y ficción, construcción histórica, narraciones, personas reales y personajes. Novelas.

Con este género, el de la novela histórica, se atreve la profesora gaditana Amalia Vilches en su último libro. 'La cabellera de fuego' rescata uno de esos periodos (Good Books) vibrantes de nuestro país. Cuando ni siquiera era tal. Una etapa de nombres propios.

Vilches retrotrae al lector a la Hispania visigoda. Al siglo VI. A años de luchas religiosas, de guerras sucesorias y de conquistas. Pero también de avances en la sociedad y desarrollo de campos tan diversos como la literatura y la medicina.

En su afán por explotar la invención, Vilches ha elegido para 'La cabellera de fuego' a un protagonista real, pero apenas conocido. Poca documentación encontró de Claudio, un joven de la nobleza hispanorromana emeritense que pone su espada al servicio de dos monarcas visigodos: Leovigildo y Recaredo.

Le llamó la atención sus cualidades guerreras y decidió que Claudio, al que ha dotado de destacados atributos -«sensible, leal, honrado, tierno», apunta la autora- era el perfecto conductor de su historia. El guía que a través de cientos de páginas ofrece un completo panorama de la Hispania de entonces desde el punto de vista religioso, cultural, moral, social y político.

En ese escenario, se suceden, además de las campañas en la que el guerrero Claudio sirvió a los monarcas, la vida personal del hombre. Sus amores con una princesa bizantina, el sexo, relaciones de amistad y familiares, dudas religiosas, la alegría y el sufrimiento de cualquier ser humano...

El título de la novela, que estará en las librerías después de la Semana Santa y que de momento tiene ya cerrada su presentación en la Feria del Libro de Jerez (el 4 de junio), tiene que ver con otro de los coprotagonistas, el santo Hermenegildo, hijo de Leovigildo, convertido del arrianismo al catolicismo y canonizado en 1585 como mártir de la Iglesia Católica.

Hermenegildo, de pelo rojo, fue decapitado. De ahí 'La cabellera de fuego'. Y de ahí también el giro que toma el libro en su segunda parte. Las aventuras en torno a la reliquia del santo hacen a Vilches explorar también el terreno de la novela negra.

Conocida por su 'Fernando Quiñones. Las crónicas del hombre' (Alianza Editorial), biografía del escritor chiclanero, a esta profesora de Literatura de la UNED le apetecía sobremanera «inventar». «Necesitaba alejarme del presente para poder tener libertad». Libertad para escribir algo radicalmente diferente. Fabular. Pero sin dejar de lado el rigor de la documentación. Nueve meses de estudio y viajes, sobre todo a Mérida, uno de los principales escenarios de la novela; y tan sólo tres de escritura. Un verano de inspiración bien organizada. «Tenía la escaleta perfectamente establecida, sólo necesitaba ir rellenándola y después pulirla», comenta la autora.

Tan apasionante (valga de nuevo el epíteto) resulta este periodo de la Historia para Vilches que ya piensa en una nueva novela. Ha escrito otra totalmente distinta, 'El mensaje de los girasoles', en vías de publicación. En el mismo estado se encuentra un libro dedicado a Pilar Paz Pasamar con un capítulo que lleva por título 'Palabras para un tiempo de amistad' coordinado por Ana Sofía Pérez Bustamante.

Porque a pesar de que 'La cabellera de fuego' apunta alto, la empedernida lectora de Vilches y cada vez más intensamente escritora, confiesa no ser precisamente adicta -como lectora- al género de la novela histórica. Cuentan quienes toman una pluma para contar, que las historias redondas nacen si son capaces de disfrutarlas mientras la escriben. Independientemente de la etiqueta. Y Amalia Vilches lo ha conseguido. El primer paso del éxito.