Enrique del Río (en el centro, sentado), con el resto del equipo de WeCollect.Club
Enrique del Río (en el centro, sentado), con el resto del equipo de WeCollect.Club - WeCollect.Club
ARTE

WeCollect.Club, a la caza del coleccionista culto y con dinero que no sabe que lo es

Nace el primer club –«exclusivo, que no excluyente»– para coleccionistas en España. WeCollect.Club se dirige al «coleccionsta emergente», lo que no está reñido ni con la edad, ni la posición social, para cubrir todas sus necesidades

MADRIDActualizado:

Dicen los responsables de WeCollect.Club, que arrancó su andadura el pasado mes de septiembre, que en función de la fuente a la que se acuda, el número de coleccionistas de arte en España se cifra entre 300 y 1.000 personas: «Todo depende además del concepto que se tenga de colección, pero nadie te da una horquilla holgada en la que perderse, tipo entre 300 y un millón de individuos». Sin embargo, la cifra de personas con la capacidad económica y la cultura necesaria para coleccionar es «infinitamente mayor»: «Sólo lo hace un 0,5 por ciento de aquellos que podrían permitírselo».

Estos datos legitiman a los jóvenes responsables de WeCollect.Club para pensar que hay mercado en nuestro país para un proyecto como el suyo, el primer club de coleccionistas de España, destinado a generar coleccionismo y a cubrir todas las demandas que se derivan de una actividad tan específica como la de conformr una colección de arte. «En nuestro país –explica Enrique del Río, uno de los promotores de la iniciativa–, hay muchos grupos de visitas organizados por las propias galerías, que nacieron al calor de los talleres de obra gráfica que ellas mismas respaldaban, y también asociaciones, como 9915, pero faltaba aún un proyecto que cubriera todas sus necesidades, de las de formación hasta las de asesoría comercial y jurídica, que son las que nosotros petrendemos cubrir».

Una queja recurrente

Del Río, formado como historiador del arte y fundador de Hoyesarte.com, incide en cómo durante su época como periodista cultural escuchaba constantemente la queja por parte de todos los agentes artísticos de la necesidad de generar coleccionismo: «Sin embargo –apunta– nadie lo hacía. Nosotros pretendemos conseguirlo con un proyecto a largo plazo en el que somos conscientes de que ver mucho arte, estar bien asesorado y contar con una formación específica son los puntáles básicos y las características que definen al buen coleccionista».

«Lo que nos diferencia de otros colectivos –prosigue– que se dedican a cuestiones similares pero de forma específica en cada campo, es que nosotros las juntamos en la misma propuesta. Hasta ahora no había soluciones totales para el coleccionista, que tenía que acudir a diferentes interlocutores. El que entra en nuestro club gana en comodidad. Juntamos a gente que hace muy bien las cosas en su sector y a la que se tiene acceso durante todo el año».