Mesa redonda en el Museo ABC para celebrar el 25 aniversario del ABC Cultural - ÓSCAR DEL POZO
MESA REDONDA

«Con internet se obtiene algo peor que la ignorancia: creer que se sabe, que se ha leído»

El Museo ABC acoge la última mesa redonda con motivo de los 25 años de ABC Cultural, en la que se expuso la razón de existir del suplemento y de las propias artes en la época actual

Actualizado:

Uno de los logotipos elegidos para celebrar los 25 años de ABC Cultural, probablemente el hijo más querido del diario ABC, es un barquito de papel. De papel de periódico, por supuesto. Pero sucede que al pensar en un barco de papel la imaginación lo lleva casi obligatoriamente a un mar en el que navega a la deriva. Podría hacerlo con rumbo fijo pero «papel» se traduce en la mente como «debilidad».

Algo así se planteó para la última mesa redonda organizada con motivo de los 25 años de este suplemento. Alfonso Armada, actual director de ABC Cultural y moderador de la mesa, lanzó ese tipo de preguntas que obligaron a los ponentes invitados a reconocer que querían huir, ese tipo de preguntas que te obligan a removerte la silla, en definitiva, ese tipo de preguntas de periodista. ¿Están las letras y las artes a la deriva, como el barquito de papel? ¿Están en decadencia o es una época de luz y renacimiento? ¿Cuál es el papel de un suplemento cultural y de los críticos en la llamada era digital?

Como era de esperar, y no por supuesto por falta de ideas y reflexiones de esas que también te obligan a removerte de la silla, no se llegó a ninguna conclusión. Quizás sea porque ante grandes reflexiones y grandes pensadores nunca quedan certezas, sino más preguntas.

El papel de la cultura en la era del todopoderoso y omnipresente internet terminó convirtiéndose en una crítica o alabanza al propio internet. No podía ser de otra manera tratándose del nuevo Dios monoteísta. Eso sí, cada uno, desde su campo, (de escritor, de poeta, de crítico, de filósofo y profesor…) desveló cómo se lleva con la famoso la teleraña que todos asociaron inexcusablemente con la juventud.