Una de las obras de la galería Veeeky de Taiwán en Hybrid Art Fair
Una de las obras de la galería Veeeky de Taiwán en Hybrid Art Fair - Cynthia Falcón
ARTE

La III edición de Hybrid hace vibrar Madrid

El Hotel Petit Palace Santa Bárbara se viste de gala durante estos días para acoger Hybrid Art Fair, la tercera edición de la feria más singular de la Semana del Arte en Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Hotel Petit Palace de Santa Bárbara, de Madrid, acoge del 1 al 3 de marzo, la tercera edición de Hybrid Art Fair, la feria que apuesta por la creación artística emergente más vibrante. Para Ana Sanfrutos Cano, coodirectora de Boreal Projects y de este festival junto a Eugenia Chenlo y Aida Chaves, la celebración de esta cita es verdaderamente importante a día de hoy ya que «supone que la iniciativa ha calado, que el público la ha aceptado y que ha encontrado su propio sitio dentro de la Semana del Arte».

Durante este fin de semana, las 36 habitaciones del hotel, por unos días, en vez de clientes se llenarán de arte, mucho arte: arte emergente, arte con una enorme creatividad y arte, en definitiva, que pugna por marcar tendencia. Las dos plantas de esta céntrica localización de la capital mutan el concepto tradicional de galería que todos tenemos interiorizado, gracias a la presencia de los más de 150 artistas, nacionales e internacionales —el 42% de expositores participantes son extranjeros de procedencias como Ucrania, Taiwán e Israel—, que desde hoy visten sus cuartos, escaleras y sinuosos pasillos de vanguardia.

Motivos suficientes para celebrar el arte

En Madrid se respira arte por todos los rincones. Un sinfín de galerías, museos y ferias de gran renombre exhiben sus propuestas durante estos días pero, sin duda, una de las más atípicas, por su formato y contenido, es Hybrid Art Fair.

Los pasillos de la Hybrid Art Fair
Los pasillos de la Hybrid Art Fair - Cynthia Falcón

Es por ello que Sanfrutos, Chenlo y Chaves afrontan con gran ilusión estas tres jornadas que se avecinan por delante: «hemos estado trabajando muchísimos meses para que llegue este momento y, por fin, ha llegado. Ya podemos verlo con nuestros propios ojos». La celebración de estas tres jóvenes no es para menos; este año, Hybrid Art Fair ha roto todos los récords de asistencia en su inauguración celebrada el viernes: «Ha venido mucha gente porque hemos hecho un esfuerzo en que conozcan que hay proyectos que son internacionales».

Silvia Chaparro es una de las artistas extranjeras que prueba suerte en esta peculiar cita de la mano de 101 Estudio (Bogotá, Colombia). Con decenas de cuadros inundando las paredes de una de las habitaciones de la segunda planta del edificio habla a ABC Cultural: «Para nosotros este proyecto es una oportunidad de poder mostrar nuestro trabajo a nivel internacional y de ponerlo a prueba con un público diferente al que todos estamos acostumbrados».

No es la única en dar unos ilusionados primeros pasos en esta feria. Desde el cuarto de Laecléctica (Huelva), Andrea Perissinotto y Aurora Duque de la Torre, comisario y artista, traen al corazón de la Plaza de Santa Bárbara un curioso proyecto titulado: «1 Artista, 1 Día». No solo cambia para ellos el escenario cada día, sino que también varían los presentes en los metros de los que disponen para lograr más promoción y difusión para los diferentes artistas.

Aurora Duque de la Torre, de la galería Laecléctica
Aurora Duque de la Torre, de la galería Laecléctica - Cynthia Falcón

Tras pasar varias puertas y parar ante la 08 se encuentra Tomás Lijó, comisario de La Doce (Boiro, La Coruña), lanzando una pregunta a todo curioso que por allí se acerca: ¿Qué es el deseo? No hace falta más, el cuarto no tarda en llenarse y las demás cuestiones sobre los cuadros que inundan las paredes, la extraña hiedra que surge del retrete y el contador que suma dígitos sobre la cama surgen solas. «Esta es una feria pequeña y nosotros también somos una galería pequeña, pero lo que quieras podemos dártelo», explica. Y no es para menos, pues en su peculiar «menú», que entrega en mano a cada visitante que cruza el umbral, sorprenden los primeros, entre los que se puede encontrar a Luisa Álvarez, Luis Melón, Natasha Lelenco y María Galán. «Genial para abrir el apetito», comentan entre risas algunos de los presentes.

Tres años de arte de vanguardia y experimentación

Desde que hiciera su primera aparición en la escena cultural madrileña en el año 2016 como un festival multisede de espacios alternativos, Hybrid Art Fair se ha convertido en una fecha más que señalada en el calendario de los amantes del arte. «Estamos satisfechas con esta edición que vamos a celebrar, fieles al espíritu rompedor y desafiante con el que nos gusta trabajar», declaran las directoras de la feria. Desde entonces no ha dejado de crecer y de luchar por posicionarse como una de las citas más alternativas, tanto por la singularidad de su formato como por sus dos programas: el oficial y el paralelo.

Charlas, talleres, presentaciones y actividades de networking aderezan, junto a conciertos y performances, mañanas y noches tras las engalanadas paredes del Hotel Petit Palace Santa Bárbara. Un escenario al que se suma «Talking Independent», un foro que tratará asuntos de gran interés para la comunidad creativa y que se materializará en una serie de mesas redondas donde se discutirán diversos temas como los nuevos modelos de gestión del arte.

La Doce durante una explicación de las obras
La Doce durante una explicación de las obras - Cynthia Falcón

Concebido con el formato de feria, sus objetivos fueron —y a día de hoy siguen siendo— ofrecer un abanico de propuestas independientes de arte emergente a nivel local e internacional, ser escaparate de nuevas tendencias y un trampolín para artistas noveles. Unas metas a las que se acercan con la celebración de esta última edición pues, en palabras de Sanfrutos, «significa que ha calado, que el público la ha aceptado y que ha encontrado su sitio dentro de una semana tan importante como lo es la Semana del Arte en pleno corazón de Madrid».

Para próximas ediciones las seis manos que dieron forma a este singular proyecto solo desean «seguir creciendo en reconocimiento, atraer cada vez a más gente y que los coleccionistas entiendan que también es bonito mirar dentro de otras fiestas durante estos días para poder descubrir más "cositas"».