Evelio Acevedo, en el Museo Thyssen, junto a una de sus obras maestras, «Joven caballero en un paisaje», de Carpaccio - ERNESTO AGUDO | Vídeo: SARA CAMPOS

Fundación Colección Thyssen-Bornemisza: el guardián de un tesoro nacional

Gestiona el museo que custodia la colección del barón Thyssen, que el Estado español adquirió en 1993

Madrid - MadridActualizado:

En 1988 se crea la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza con motivo de la llegada a España, en préstamo, de la colección del barón Thyssen, una de las mejores del mundo. El Estado español no la compra hasta 1993. Aquella fundación privada pasa a ser pública, adscrita al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Su misión: la conservación, estudio y difusión de esa colección, formada por 775 obras maestras. Con un Patronato de doce miembros, de los que cuatro son designados por la familia Thyssen (la baronesa es vicepresidenta vitalicia), la fundación gestiona el Museo Thyssen, inaugurado en 1992 en el Palacio de Villahermosa de Madrid.

Con una autofinanciación en torno a un 78%, la reducción de la aportación pública debido a la crisis y la salida de la Fundación Caja Madrid obligó al museo a reinventarse. Evelio Acevedo, director gerente del Museo Thyssen, lo explica: «Debíamos ser mucho más eficientes a la hora de gestionarnos y racionalizar los gastos. Se aborda entonces un plan estratégico con tres ejes. El primero, promoción y marketing. Hay que dar a conocer más y mejor el museo a mayores audiencias, crear otras formas de visitar el museo. El segundo, patrocinio y colaboraciones. El museo cuenta con 33 socios corporativos y 23 patrocinadores. En tercer lugar, la tecnología. Abordamos un desarrollo tecnológico en nuestra estructura operativa que nos hace ser más eficientes. Lo facilita Fidelity Foundation. La Fundación BBVA nos ayuda a abordar la digitalización de nuestros contenidos para hacerlos más accesibles a todos los públicos. Compartimos los mismos intereses: tecnología, investigación... Ese es el modelo que buscamos en las empresas para que participen en nuestros proyectos. Que los patrocinios no sean regalos puntuales. Además, abrimos las puertas gratuitamente los lunes gracias a Mastercard y “la Caixa” nos ayuda al cambio de iluminación con Led».

Atraer a los jóvenes al museo

El Thyssen del siglo XXI apuesta por la transversalidad (conexiones del arte con la danza, el teatro, el cine, la literatura, la música...) y por las redes sociales para atraer a los jóvenes. Aunque es consciente de la importancia de los visitantes, advierte Acevedo que «no pueden condicionar el contenido de la programación. Somos un servicio público. A los hospitales y escuelas públicos no se les pide que sean rentables, sino eficientes. Como museo público, no tenemos la obligación de ser rentables, sino eficientes a la hora de gestionar los recursos. El número de visitantes no determina el éxito de un museo. Hay otros muchos aspectos. La seguridad es determinante. El año pasado digitalizamos totalmente el control central de la seguridad del museo. Y lo hemos hecho accesible a todos los públicos. Somos el único museo público de España que está certificado por Aenor como totalmente accesible. También hemos reforzado la web. La transformación ha sido profunda, no de maquillaje estético. Estamos tratando de potenciar el museo digital a través de acuerdos con otros museos internacionales para que sus públicos nos conozcan».

Aunque los norteamericanos son los extranjeros que más visitan el Thyssen, China ha puesto su mirada en la pinacoteca. «Les parece interesante un museo como éste. Con un presupuesto muy limitado, hemos hecho una estrategia específica para China: un minisite y una agencia lleva nuestro marketing. Entre un 8 y un 10% de los visitantes chinos de Madrid vienen a este museo. Además, hemos creado un canal específico desarrollado para los turoperadores y agentes del mercado turístico».

¿Ha sido eficaz la entrada única para colección permanente y exposiciones temporales? «En enero de 2016 se puso en vigor y fue uno de los años que hubo más visitantes». También ha ayudado la colaboración con otras instituciones, como la firmada con la Fundación Museo Sorolla para la muestra «Sorolla y la moda», que se inaugura mañana. «Ha habido acuerdos también con “la Caixa”, el Museo de Bellas Artes de Bilbao... Compartir una exposición te ayuda a abordar proyectos más ambiciosos».

Fuentes de ingresos

Entre sus fuentes de ingresos, el museo alquila sus espacios no expositivos para eventos. Otra opción sería llevar obras de la colección al extranjero cobrando por ello, algo que hacen sus vecinos Prado y Reina Sofía. Tanto Evelio Acevedo como Guillermo Solana, director artístico, están a favor. «No cejamos en el empeño. Lo hacen todos los museos del mundo. Es una forma de generar ingresos legítima y muy conveniente. Te aporta promoción y difusión. Da visibilidad a la colección en otros países. Va a generar interés y visitantes. No entiendo por qué el Patronato no nos autoriza», comenta el director gerente.

Como regalo por sus 25 años el Museo Thyssen luce la palabra «nacional» en su nombre. «Es solo una palabra, pero vale muchísimo. Le agradezco al ministro de Cultura que pensase en ello. Es un reconocimiento a la labor que ha hecho el museo en estos 25 años; cómo se ha consolidado, el peso que tiene. Pero también es un orgullo para el Estado que se identifique esta casa como lo que es: uno de los grandes museos nacionales de España. Somos una institución pública. Nuestra colección pertenece a todos los españoles».