Simón Montero Jodorovich
Simón Montero Jodorovich - ABC
ESPAÑA, CAMISA BLANCA

Simón Montero Jodorovich: «Los gitanos estamos mejor vistos que los marroquíes y peor que los negros»

Es el presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña

Actualizado:

Ser gitano.

Ser gitano es una forma de ver la vida.

Ser gitano en España.

Es como ser cualquier otro ciudadano, con los mismos derechos y obligaciones. Estamos mezclados. Me gusta hablar de interculturalidad.

Marginación.

Existen todavía algunos elementos de marginación como en el acceso a la vivienda. La mayoría de empresas inmobiliarias exigen una nómina y la mayoría de los gitanos no tienen nómina porque son autónomos.

¿Autónomos de qué?

De la venta ambulante y de la chatarra.

Vaya, no entiendo cómo pueden negarles un alquiler.

Desde la Federación de Asociaciones Gitanas trabajamos para hacer comprender la realidad gitana y para flexibilizar este tipo de leyes no escritas, que al final se convierten en discriminatorias.

¿Y las ferias de atracciones? Yo voy mucho con mi hija e iba a decirle que ya casi no veo a ningún gitano al frente.

No, no. De las ferias nos hemos quitado y les hemos vendido las atracciones a los quinquis.

La educación.

Es otro foco de marginalidad. Se tiende a colocar a los gitanos en aulas más segregadas para que no molesten y sin ningún empeño en que aprendan. Pero no todo son malas noticias.

Sensibilidad.

En el Congreso hay cuatro diputados gitanos. Es un buen comienzo. Hay una creciente sensibilidad en favor de los gitanos y estoy orgulloso de las políticas que en este sentido se están llevando en España, mientras en la Europa de los populismos aumenta el antigitanismo.

Ránking del odio.

Según los últimos estudios, en el ránking de los peores vistos estamos mejor que los marroquíes, que se llevan la palma en todo lo malo, pero estamos todavía peor que los negros.

Pero hemos mejorado.

Sí, es cierto, se palpa una precaución social para referirse a los gitanos con respeto. Pero esto es muy lento. Llevamos 600 años en España y ni un libro de texto habla de los gitanos.

480 años.

Desgraciadamente venimos de muy abajo. Desde los Reyes Católicos hasta la Constitución han sido 480 años ininterrumpidos de anonimato en el mejor de los casos y, en el peor, intentos de genocidio, persecución y expulsión. Cuando queremos subir al tren del progreso, todo esto pesa, desde dentro y desde fuera.

Una comunidad cerrada en sí misma.

No es que seamos cerrados, pero hay una historia de persecución tan severa que los gitanos tenemos nuestro círculo, difícil de traspasar.

La familia.

Los gitanos guardamos mejor que nadie en la sociedad occidental y moderna los valores familiares. No encerramos a los ancianos en residencias. Los padres se preocupan por sus hijos y los hijos respetan a sus padres.

La mujer.

La mujer gitana es diversa. No somos más machistas que vosotros. Hasta los años 70 u 80 tu madre tenía que ir al banco acompañada de tu padre. Hoy una joven gitana se casa con quien quiere. No hay unas reglas.

Las bodas de las hijas, el permiso de los padres.

Esto era así antes, ahora es un folclore. Soy padre de dos hijas, créeme. Soy uno de los muchos gitanos feministas.

¡Vaya por Dios! Ya sólo queda que sea usted independentista.

Como presidente de la federación no puedo pronunciarme, porque mi deber es proteger a los gitanos. Lo que sí que puedo decirte es que cuando hay una convulsión es peligroso, y Cataluña está convulsa, está rara. Para los gitanos, los extremos son malos. Yo deseo paz y estabilidad.

Open Arms.

Uno tiene que ser solidario con las personas. Convincente, conciso, firme en su apoyo a los derechos humanos. Pero hasta un punto. Yo soy solidario con los refugiados hasta un límite. Porque por acoger más de lo que se puede, o gastar más de lo que se tiene, nos podemos quedar todos sin pan.

Pida un deseo.

Crear un territorio gitano. Con nuestras leyes, empresas y gobiernos. Son muchos años de persecución, de expulsión, de racismo, de intentos de exterminio. Ya es hora de que tengamos nuestro lugar y podamos vivir sin tener que justificarnos y en paz.

Como Israel.

Sostres, no me meta en problemas.