Salvador Amaya esculpe a «los últimos de Filipinas»

Partiendo de un boceto de Augusto Ferrer-Dalmau el escultor ultima una estatua que homenajea a los héroes de Baler

Actualizado:

Tres meses de duro trabajo han sido necesarios para saldar una deuda de más de un siglo. El escultor Salvador Amaya ultima estos días la pieza que, según afirma a ABC, ansiaba llevar a cabo desde hacía décadas: una estatua en memoria de los Últimos de Filipinas. El medio centenar de héroes que, durante más de un año, defendieron la pequeña iglesia de Baler (el único reducto de resistencia que quedaba en la región) de los cientos de enemigos que intentaron tomarla entre julio de 1898 y junio de 1899. Su gesta no impidió la pérdida de esta colonia. Tampoco la caída final de nuestro imperio. Pero sí demostró, como bien señala con orgullo el artista, que «los españoles, unidos, son capaces de cosas increíbles»