El gallego que pasó el día con Paul McCartney

Corría el año 1979 y el joven médico Santiago Casares se arriesgó para cumplir un sueño: conocer al famoso Paul McCartney

Actualizado:

En la primavera de 1979, Santiago Casares era médico residente en el hospital de Segovia y tenía «una semana o diez días» libres por delante así que decidió intentar conocer a alguien relevante y se fue a Sussex, en Reino Unido en busca de Paul McCartney.

Tras varios días de infructuosa búsqueda, Casares encontró a una mujer quitando maleza cerca de la que creía que era la casa del músico: «Vengo de muy lejos y tengo interés en conocer a Paul MCcartney», le espetó. «Si quiere, le doy el recado», contestó ella.

Y al día siguiente entraba en la casa de McCartney «Él estaba trabajando en la portada y me pidió ideas. Pero si tú la haces está bien, cómo voy a ayudarte».

Estuvieron juntos desde las 12 del mediodía hasta las 8 de la noche y Paul le hizo «dos o tres tazas de café». «Hicimos un montón de fotos y me dijo que no hiciera más... Y luego estuvo una hora tocando para mí solo. Me preguntó si no me importaba. Y yo le dije, por supuesto, que encantado».