El cuerpo de baile de los Ballets Russes de Montecarlo, en el tejado del Gran Teatro del Liceo de Barcelona
El cuerpo de baile de los Ballets Russes de Montecarlo, en el tejado del Gran Teatro del Liceo de Barcelona - Museo Nacional de Arte de Cataluña

La danza, protagonista de la cultura española durante la Edad de Plata

La Residencia de Estudiantes presenta la exposición «Poetas del cuerpo», que destaca la importancia de esta disciplina en la primera mitad del siglo XX

MadridActualizado:

El 26 de mayo de 1916, el Teatro Real acogía en su escenario por primera vez a los Ballets Rusos de Diaghilev, un conjunto que revolucionaría el mundo de la danza internacional. Aquella visita, que se repetiría al año siguiente y que se extendería a distintas ciudades como Granada y San Sebastián -la neutralidad española en la I Guerra Mundial propició la estancia de la compañía en nuestro país-, es ejemplo de la efervescencia de la danza en España en el primer cuarto del siglo XX.

La Residencia de Estudiantes (en colaboracion con Acción Cultural Española), que desplegó una intensa labor en el desarrollo de esta disciplina artística, ha querido recordar su importancia en la cultura española con la exposición «Poetas del cuerpo: la danza de la Edad de Plata», que estará abierta hasta el próximo 1 de abril, y que documenta el papel de crisol artístico que la danza tuvo en aquella época -siguiendo el ejemplo del citado Diaghilev-, ya que reunió en torno a ella a literatos, pintores o músicos. «Durante estos años -dice Alicia Gómez-Navarro, directora de la institución- poetas, músicos, dramaturgos, pintores y escultores vinculados a la Residencia generaron sinergias alrededor de la danza, participando junto a bailarines y coreógrafos en proyectos colectivos que, en muchas ocasiones, lograron una internacionalización hasta entonces nunca vista en la cultura española. La fundación de la Compañía de Bailes Españoles de Encarnación López “La Argentinita”, es uno de los ejemplos más ilustrativos, pues en ella colaboraron asiduamente Federico García Lorca, Ignacio Sánchez Mejías, Manuel Fontanals, Santiago Ontañón, Ernesto y Rodolfo Halffter, Francisco Santa Cruz, Alberto Sánchez, Rafael Alberti o María Teresa León».

La exposición. comisariada por Idoia Murga Castro, está estructurada «en cuatro ámbitos que responden a criterios cronológicos»: «Una danza nueva», «Los años de esplendor», «La danza en la Residencia de Estudiantes: de Terpsícore a Telethusa» y «Un legado tras la Guerra Civil» son los cuatro apartados de un recorrido que arranca en 1880 (cuando Pauleta Pàmies fue nombrada primera bailarina del Teatro del Liceo y Ricardo Moragas abandonó el cargo de maestro de baile del Teatro Real de Madrid) hasta 1945, año en el que falleció Encarnación López «La Argentinita» y la compañía del legendario marqués de Cuevas estrenó el ballet «Mad Tristan», con decorados de Salvador Dalí.

Cartel de los Balllets de La Argentina
Cartel de los Balllets de La Argentina- ABC

«Durante la Edad de Plata -dice Idoia Murga Castro-, la danza experimentó un brillante desarrollo imbricada en las corrientes más renovadoras tanto en el panorama interior como en el extranjero, logrando un impacto transnacional que vinculó estrechamente esta disciplina con la configuración de los imaginarios de “lo español” en la sociedad desde entonces hasta la actualidad».

Más de tres centenares de piezas componen la exposición. Además de documentación audiovisual, gráfica y escrita, se incluye una selección de obras artísticas de autores como Zuloaga, Benedito, Romero de Torres, Benlliure, Mateo Hernández, Moreno Villa, Picasso, Bacarisas, Néstor, Miró, Benois, Fontanals, Clavé, Fábregas, Grau Sala, Dalí, Alberto Sánchez y José Caballero, entre otros. La exposición se completa con un catálogo que es, en realidad, un exhaustivo y esclarecedor estudio sobre la importancia de la danza en la cultura española.