La actividad comercial de la burguesía gaditana dejó una huella en su patrimonio y urbanismo
La actividad comercial de la burguesía gaditana dejó una huella en su patrimonio y urbanismo
cultura

Un rastro desde Irlanda hasta Cádiz

La historiadora Lourdes Márquez reconstruye la vida de la familia Butler en una obra que se presenta en la Casa de Iberoamérica

Actualizado:

Una isla esmeralda y otra tan cosmopolita que fascinaba al que la conocía por primera vez. Una familia, los Butler y sus descendientes, nueve generaciones después. Cádiz e Irlanda, nexos que vienen y van y a los que Cádiz está tan acostumbrada y que, a la vez, producen tanta fascinación. Ese legado, esa vinculación es la que reconstruye Lourdes Márquez en una investigación histórica sobre los ascendientes familiares irlandeses que llegaron a Cádiz en pleno siglo XVIII. 'La memoria de los irlandeses: Cádiz y la familia Butler' es el nombre del libro que ha surgido de dicha investigación y que se presentará mañana a las 19.30 horas en la Casa de Iberoamérica con la presencia del embajador irlandés en España.

La obra se remonta a los Butler, una familia afincada en el país celta a principios del siglo XI, tras su llegada con las invasiones normandas. La poderosa familia noble ejercía su poder en gran parte de Irlanda, hasta el momento del traslado de uno de sus protagonistas, William Butler Langton, a Cádiz, tal y como se explica en la sinopsis de la obra.

Como explica Márquez en su libro, con tan solo años, el irlandés viaja a «la cosmopolita y bulliciosa metrópolis gaditana, donde se unirá con otros miembros del clan que buscaban labrarse un futuro comerciando con los territorios americanos en la llamada Carrera de Indias». Pero además había otra motivación, librarse así «del asfixiante yugo opresor que ejercieron los ingleses en su patria».

Con el tiempo, los Butler se asentaron plenamente en la ciudad. Su caso, documentado por Márquez, ejemplifica con claridad la historia de los miles de comerciantes que se asentaron en la ciudad en los siglos XVII, XVIII y XIX, creando una clase burguesa, adinerada y cosmopolita. Con el devenir de los años y la pérdida del comercio, muchas familias se marcharon de la ciudad, pero tras se quedaron en Cádiz, uniendo indisolublemente su linaje con los gaditanos. En el caso de Márquez, ella es la novena generación de esos Butler que, ahora como historiadora reconstruye el linaje y su historia.

Los Butler decidieron quedarse y vivieron de primera mano la necesidad de adaptarse al decaimiento de Cádiz como metrópoli y su pérdida de poder comercial. De hecho, poco a poco se fueron fusionando con familias burguesas de la localidad, como los García de Arboleya, «sintiéndose generación tras generación, cada vez más gaditanos». Sin embargo siguieron añorando a su patria y mantuvieron vivo en la memoria familiar sus raíces. Generación tras generación, como un eco del pasado en forma de memoria hablada, recordaban su procedencia de la ciudad irlandesa de Kilkenny, donde todavía en la actualidad se conserva el castillo de la poderosa familia Butler.

Los Butler comerciaban con tabaco o vinos y decidieron quedarse en la ciudad

Lo cierto es que la obra también ha servido a Márquez para relatar una visión distinta de importantes acontecimientos de la historia moderna y contemporánea de España, como la Guerra de la Independencia, la progresiva decadencia de la metrópolis comercial, las transformaciones políticas y sociales o los avances tecnológicos, como explican desde la editorial Círculo Rojo. De hecho, la obra recoge documentación inédita de hechos trascendentales, «como las impresiones de cómo vivieron la llegada de las tropas imperiales francesas a la ciudad de Cádiz los comerciantes irlandeses».

Trayectoria

Licenciada en Geografía e Historia, con especialidad de Antigüedad, Prehistoria y Arqueología, Márquez cuenta con una amplia formación como documentalista, así como un máster en Arqueología Náutica y Mediterránea por la Universidad de Barcelona. De hecho, sus estudios e investigaciones han estado ligadas a la navegación en hechos tan destacados como la Batalla de Trafalgar o la Guerra de la Independencia. Quizás por eso, la historiadora gaditana aprovecha la obra para reconstruir tanto los sucesos destacados de la historia más importante de esos siglos, como los entresijos de la actividad comercial gaditana.

De hecho, aprovecha para explicar cómo era el proceso comercial de los Butler que exportaban y redistribuían por Europa y viceversa, productos de las Indias Occidentales. «Entre otros, los Butler traían tabaco de Virginia. Asimismo era muy importante su labor como distribuidores del vino de la comarca de Jerez, el sherry, Cádiz en América e Inglaterra», relata la propia autora que también aborda los mecanismo financieros con los que operaban los Cargadores de Indias.

De hecho, a través de la documentación notarial del Archivo Provincial, se menciona los seguros y riesgos marítimos con un naufragio de un barco de la carrera de Indias en el que tenía mercancías que traía de América el protagonista del trabajo de investigación.

En este relato de las formas de vida de los comerciantes, se aporta igualmente un análisis sobre las casas palacios de los comerciantes del siglo XVIII en la que «muchas de ellas todavía conservan sus puertas de madera de caoba, que traían como lastre en los galeones procedentes de América», tal y como explica la autora. El trabajo de investigación traza lazos familiares y documentales con América. Así, por un lado «se mencionan archivos americanos como el de Xalapa (México) en los que están presente documentación notarial y comercial de estos hombres de negocios».

Incluso Márquez ha podido descubrir una rama familiar de los Butler que decidieron quedarse en América. Allí existen todavía muchos descendientes que, como Márquez, se preguntan qué secretos esconde su singular apellido o qué de cierto tienen las historias contadas por sus padres o abuelos. Sin embargo, el mérito radica en ser capaz de poner en pie todo un linaje gaditano-irlandés en una investigación histórica que recuerda ese Cádiz comercial cosmopolita que se perdió.