Guillermo Rojo, atleta de alto rendimiento de 400 metros y preparador físico de astronautas
Guillermo Rojo, atleta de alto rendimiento de 400 metros y preparador físico de astronautas - Ernesto Agudo
Guillermo Rojo, preparador de astronautas de la ESA

«¿Superhombres? No, los astronautas entrenan dos horas y media siete días a la semana»

Este atleta español de 400 metros se encarga de la preparación física de los astronautas europeos que simulan estar en Marte

MadridActualizado:

El madrileño Guillermo Rojo, atleta de alto rendimiento de 400 metros, trabajaba como entrenador personal con futbolistas y gente que quería ponerse en forma cuando, gracias a su investigación de fin de grado sobre la adaptación fisiológica a la microgravedad, acabó marcando bíceps en el Centro de Entrenamiento de Astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Colonia (Alemania). El deportista de 26 años supervisa la preparación física de los astronautas europeos que participan en duros programas de simulación de estancias en Marte.

-¿Tienen un físico privilegiado los astronautas?

-La selección de astronautas se determina por su formación académica -suelen ser ingenieros, médicos o ligados al ámbito militar- y su capacidad para gestionar el estrés y las situaciones de máxima presión. Una condición física espectacular no es determinante al principio, pero es importante que estén en forma y no tengan riesgos altos de sufrir lesiones o de desarrollar enfermedades.

-¿Cómo es su preparación física?

-Existen tres fases. Un año previo a la misión espacial el objetivo es alcanzar unos niveles de fitness que les permitan desarrollar las actividades normales en la Estación Espacial Internacional (ISS). Intentamos conseguir buenos niveles cardiovasculares, musculoesqueléticos, del sistema vestibular (relacionado con el equilibrio y el control espacial)... Hacemos mucho hincapié en la musculatoria antigravitatoria, porque en tierra hay músculos que están continuamente trabajando 24 horas al día, pero en el espacio no.

Guillermo Rojo, preparador físico de astronautas
Guillermo Rojo, preparador físico de astronautas - ERNESTO AGUDO

-¿Y cuando ya están en el espacio?

-En la ISS se trata de minimizar en la medida de lo posible el impacto de la microgravedad, que supone la pérdida de masa ósea y muscular, y cuidar el corazón para evitar arritmias, entre otras cosas. Así, los astronautas corren en una cinta con un arnés para no salir disparados hacia arriba, se ejercitan en una bicicleta estática con otro arnés y hacen ejercicios de fuerza en un aparato con un sistema de pistones en vacío que simula una posible carga de 276 kilos en la Tierra.

-¿Para qué sirve esa máquina?

-Entre otras cosas, para hacer sentadillas, press de banca, peso muerto y elevación de gemelos. Los dispositivos son de la NASA y de la agencia rusa, Roscosmos, pero los comparten todos los astronautas. Cuando estos vuelven a Tierra, empiezan un período de 21 días de rehabilitación.

-¿Vuelven en buenas condiciones?

-En la fase «postflight» tienen que recuperar masa muscular y masa ósea, que cuesta un poco más, los niveles cardiovasculares, etc.

-¿Es un entrenamiento válido para cualquier persona?

-Estos ejercicios se hacen día a día en miles de gimnasios, pero los protocolos para los astronautas son individualizados por datos antropométricos y tests realizados previamente. En función de eso se programan las cargas y diferentes intensidades. Además, están adaptados a los ambientes de microgravedad. Por ejemplo, no tiene sentido levantar pesas en el espacio, porque te va a costar muy poco.

-¿Hasta qué punto es indispensable que hagan ejercicio?

-Es decisivo para su salud, tanto que los astronautas en la ISS hacen dos horas y media de ejercicio cada día siete días a la semana. Es el mismo tiempo que le dedican a los experimentos diarios. Sin actividad física su aparato cardiovascular se desancondicionaría muy rápido.

-¿Y qué podría ocurrir?

-Arritmias cardíacas, con el consecuente aumento del riesgo de un infarto en el espacio, donde no hay ambulancias... Además, si no se ejercitan pueden sufrir lesiones y fracturas. Los astronautas son los mejores de los mejores en su profesión, desde luego, pero no son superhombres, se preparan mucho.

-Pues si los astronautas que van a la ISS entrenan tanto, los que vayan a Marte...

-Va a ser un reto muy importante de aquí a los próximos años. Cuanto más tiempo se pasa en el espacio, más desadaptaciones se producen después en un ambiente de gravedad normal. En la ISS estamos en gravedad cero, pero el problema de Marte es que, además de que el viaje más corto con la tecnología actual supone seis meses, tenemos que adaptarnos a una gravedad de 0,36 durante un par de años para después volver a la gravedad de la nave y luego a la terrestre.

-Entonces, ¿habrá que hacer ejercicios diferentes?

-Sí, tendremos que crear nuevos dispositivos y protocolos de ejercicio en las próximas décadas para poder ir a Marte. En la Tierra es muy efectivo salir a correr, pero quizás en el Planeta rojo habrá que emplear otro tipo de desplazamientos, como dar saltos, para ser más eficientes. Eso sí, el ejercicio será obligatorio, porque dudo mucho que inventen una pastilla que sustituya sus efectos.

-Todo para facilitar una misión tan complicada.

-Los astronautas son pioneros en la expansión de la especie humana a otros planetas corriendo grandísimos riesgos, por lo que es probable que la supervivencia final de la humanidad se la debamos a ellos.

-Ha participado en la preparación de voluntarios que simulan estancias en Marte.

-Sí, estoy involucrado en misiones que recrean escenarios parecidos a Marte en ambientes hostiles. Recientemente ha terminado la misión del Austrian Space Forum (OeWF) -una organización que realiza investigaciones y actividades con el objetivo de preparar un viaje interplanetario-, en la que cinco astronautas estuvieron un mes aislados en una especie de domos en el desierto de Omán para probar tecnología. Estuvieron preparándose cuatro meses e hicimos un trabajo muy importante de espalda, ya que tenían que llevar un traje de 50 kilos con un exoesqueleto que simula la presurización de los trajes espaciales y les dificultaba mover las extremidades. Estoy muy contento porque no sufrieron ninguna lesión.

-Usted también es conocido por retos como el hombre contra la máquina, en los que competía en velocidad contra coches y motos.

-Sí, eran retos en los que intentaba dar a conocer el atletismo de otra manera, de forma atractiva, y transmitir los valores positivos del deporte. Comunicar a la población que el ejercicio es junto a una buena nutrición el camino para vivir más años con mayor calidad.