La primera imagen de un agujero negro: las claves del hallazgo

El descubrimiento explicado en cinco claves esenciales

Actualizado:

¿Qué es lo que se ha logrado?

Este miércoles se ha publicado la primera imagen de un agujero negro de la historia. Un consorcio formado por 200 científicos de todo el mundo han logrado captar el agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de la galaxia Messier 87, a 55 millones de años luz de la Tierra.

¿Por qué es tan importante?

La instantánea, construida a partir de modelos informáticos y múltiples radiotelescopios distribuidos por todo el globo, es un hito tecnológico. Además, confirma la existencia de los agujeros negros, permite averiguar si las predicciones de la relatividad de Einstein son correctas y estudiar en profundidad estos objetos.

¿Qué se ve realmente en la imagen?

La imagen muestra un anillo brillante, que es gas muy caliente acelerado a altas velocidades en el entorno de un agujero negro, que se encontraría en el centro. Una parte del anillo brilla más porque ahí el gas se mueve hacia el observador.

Toda esta materia está encima del horizonte de sucesos, que es una región a partir de la cual nada, ni siquiera la luz, puede escapar de la increíble gravedad de este objeto.

¿Por qué tiene esa forma tan extraña?

Tal como predijeron Einstein y otros muchos, la gravedad de un agujero negro es tan potente que deforma el espacio-tiempo. En la imagen se ve el disco de acreción, formado por el gas que va cayendo al agujero y que gira a altas velocidades. Gracias a las distorsiones, es posible ver tanto la parte delantera como la que está detrás del agujero.

¿Qué es lo próximo?

Este miércoles se han publicado seis artículos científicos, pero seguirán muchos más. Se refinarán los tests de la relatividad y los responsables del hallazgo captarán más imágenes. Además, seguirán trabajando en la primera imagen de Sagitario A*, el agujero negro en el centro de la Vía Láctea que aún no se ha podido captar.