Vídeo: Estudio de Virginia Tech / Coches en fila en un semáforo - Fotolia

No se pegue al coche de delante en un semáforo, no sirve de nada

Los conductores que se acercan hasta el máximo no aumentan sus posibilidades de pasar en verde, según una nueva investigación científica

MadridActualizado:

Al llegar a un semáforo, la mayoría de los conductores se acercan mucho al automóvil que tienen delante, dejando apenas unos centímetros de espacio entre su paracoches y el siguiente. El pensamiento habitual es que cuanto más cerca esté uno del disco, más probabilidades tendrá de pasar antes de que la luz cambie de nuevo a roja. Y todos tenemos prisa... Pero, amigos conductores, puede que en este caso su intuición les esté jugando una mala pasada porque, sencillamente, eso no es cierto.

Al menos, así lo asegura un estudio del Colegio de Ingeniería de la Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech), publicado este mes en la revista New Journal of Physics. Los investigadores utilizaron drones con cámaras para capturar imágenes de automóviles que aceleran para pasar un semáforo en una calle del Instituto de Transporte del campus. Al controlar sistemáticamente cómo se apiñan los coches, los investigadores descubrieron que cualquier disminución en la distancia al semáforo se compensaba por completo por el tiempo que les llevaba a los automóviles recuperar un espacio cómodo antes de poder acelerar.

Es decir, los conductores que se amontonan apretadamente en las intersecciones no aumentan sus posibilidades de pasar el semáforo, y además pueden provocar más colisiones traseras.

Boreyko y Ahmadi se preguntaton si el calor latente tendría un efecto tan fuerte en otros sistemas, como el tráfico peatonal lento. ¿Las personas que esperan en una fila deben acercarse o espaciarse para moverse más rápido?

Los investigadores organizaron una segunda ronda de experimentos en un teatro y un laboratorio del campus y los resultados fueron los contrarios. «Cuanto más se acercan las personas, más rápido pueden vaciar la fila. Nos dimos cuenta de que las personas se mueven muy lentamente, pero pueden acelerar muy rápido, lo que minimiza el efecto de demora que vimos con los automóviles en el semáforo».

Los hallazgos del estudio sugieren que tanto los peatones como los conductores podrían ver beneficios considerables al tomar un enfoque consciente de qué hacer ante una fila.

«Los peatones que esperan en una fila deben acercarse lo más posible entre ellos si es importante que la fila se vacíe rápidamente», aconseja Boreyko. «Pero cuando te encuentras con un atasco de tráfico o te paras en un semáforo, mantén una distancia segura y cómoda. Puedes mantener el espacio que tienes cuando conduces a toda velocidad. No perderás tiempo y reducirás las probabilidades de una colisión accidental por detrás».

Como dice Ahmadi, «cuando mi padre me estaba enseñando a conducir, me dijo que para evitar un accidente, debería detenerme para poder ver fácilmente el parachoques trasero del automóvil frente a mí en un semáforo. Nunca lo hice hasta que analicé los datos de este experimento». Sabias palabras que ahora confirma la ciencia.