Ladrillo hecho con un sucedáneo de polvo lunar
Ladrillo hecho con un sucedáneo de polvo lunar - ESA–G. Porter

Un ladrillo para vivir fuera de la Tierra: hecho con polvo lunar y luz solar

Está hecho con una impresora 3D. Algo similar podría usarse más adelante en una base en la Luna

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha planteado ya en varias ocasiones su interés en establecer una base permanente en la Luna. Esto le permitiría a la humanidad explotar metales, minerales y agua helada, y perfeccionar la tecnología para viajar por el Sistema Solar. Los proyectos preliminares se centran en una base formada por varias cúpulas inflables. Con el objetivo de proteger a los ocupantes de la radiación y del bombardeo de micrometeoritos, se cuenta con que estarán cubiertas por materiales lunares, moldeados por impresoras 3D.

Recientemente, científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) han logrado fabricar ladrillos por medio de una impresora 3D en el Centro Aeroespacial Alemán (en Colonia, Alemania). Para ello, han usado polvo lunar simulado y luz solar, concentrada por medio de un sistema de espejos.

«Cogimos material lunar simulado y lo calentamos en un horno solar», explicó Advenit Makaya, investigador de la ESA. «Esto se hizo en un tabla 3D de impresión. Cocimos sucesivamente capas de 0,1 milímetros de grosor a una temperatura de 1.000 grados centígrados».

Sistema de espejos para cocer el polvo
Sistema de espejos para cocer el polvo - ESA/Foster + Partners

Como materia prima, los científicos usaron un sucedáneo de polvo lunar vendido de forma comercial, hecho de material volcánico procesado.

El método de elaboración de los ladrillos se basa en un sistema de 147 espejos que concentra la luz del Sol para fundir los granos de polvo (en este caso, los científicos compensaron la meteorología de Alemania con una potente lámpara de luz de xenón, similar a la presente en proyectores de cine). Este material luego es usado por una impresora 3D.

Junto a este proyecto, la ESA ya trabaja en varias tecnologías para usar los recursos lunares en la construcción de infraestructuras. Esperan que estos avances también puedan servir en la Tierra por ejemplo para construir refugios después de catástrofes.